Los valores del fútbol modesto

El Campo Lameiro donó el 50% de lo recaudado con las entradas a su rival de la pasada jornada, el Ponte Caldelas, para ayudarle tras los destrozos que un temporal provocó en Chan da Barcia
Pedro Rodríguez (izq.) y Jesús García, en la pasada jornada. DP
photo_camera Pedro Rodríguez (izq.) y Jesús García, en la pasada jornada. DP

El pasado 4 de noviembre de 2023, el campo de fútbol Chan da Barcia -donde entrenan y juegan los equipos de la SCD Ponte Caldelas- amaneció arrasado. La borrasca Domingos provocó el desbordamiento del río Verdugo, que dejó inservible el terreno de juego. Desde entonces, los actos de solidaridad de los clubes de la zona no han dejado de sorprender a Pedro Rodríguez, presidente del Ponte Caldelas.

El último de ellos tuvo lugar en la pasada jornada de competición en Primera Galicia. Su rival, el Campo Lameiro, decidió donar el 50% de la recaudación de la venta de entradas al Ponte Caldelas, como ayuda y apoyo a los destrozos ocasionados en su campo. Una iniciativa que llevaba meses en mente de la directiva. "Cuando hace meses el Ponte Caldelas solicitó colaboración a través de redes sociales para subsanar los gastos que le había ocasionado la riada, yo ya me había puesto en contacto con su presidente para decirle que de alguna manera íbamos a colaborar", afirma Jesús García, presidente del Campo Lameiro.

Y es que la solidaridad es el valor sin el cual no se entiende el fútbol modesto, en el cual la dificultad económica no es impedimento para apoyar a clubes que no son rivales, sino compañeros. "Me sorprendió un poco, fue una grata sorpresa", reconoce Pedro,"me hizo dos propuestas y le dije que cualquiera era un detalle por su parte y que estábamos muy agradecidos. Da igual si son 20 euros, 30 o los que sea. Todo euro que entre es muy valioso para nosotros".

Jesús García decidió entonces que lo mejor sería repartir lo recaudado en el partido entre ambas entidades. "Nos pareció la mejor opción para que ellos obtuvieran un beneficio económico", relata el presidente del Campo Lameiro, "la economía de todos es muy limitada". La aportación total que se pudo llevar el Ponte Caldelas fue de 65 euros y aunque Jesús apunta que "no fue gran cosa", la realidad es que permite al club "comprar casi dos balones o tres. Para poner en contexto, nosotros este año tenemos un patrocinador para el balón de cada partido. Así que una ayuda así siempre es importante. Si todos los clubes colaboraran así con ellos, ya no sería tan poco".

Lo cierto es que la ola de solidaridad desde lo ocurrido ha sido mayúscula, como la oferta del A Lama para que los equipos del Ponte Caldelas entrenen y jueguen en Racelo. "Se lo agradecemos enormemente porque ya no es solo que nos dejen las instalaciones, sino los gastos que nosotros generamos en ellas y que son muy grandes", explica Pedro, "no nos ponen ningún problema y es fantástico".

La inversión de estos clubes va desde los salarios y equipaciones hasta árbitros o desplazamientos, lo cual ahora el Ponte Caldelas asume sin la retribución esperada para esta temporada por los daños en Chan da Barcia. Es por ello que toda ayuda es poca, ya que se prevé que el Concello no pueda arreglar totalmente el terreno de juego hasta el verano. "Es el año de nuestro 50 aniversario y nos metimos en gastos importantes, pero confiamos en salir adelante", apunta Pedro con ilusión.

IDENTIDAD. La iniciativa llevada a cabo por el Campo Lameiro no es solo una ayuda económica, sino una forma más de dar visibilidad al momento que atraviesa el Ponte Caldelas y tratar de despertar la solidaridad en otros clubes. "Si no colaboramos entre nosotros, ¿quién lo va a hacer?", confiesa Jesús García, "somos gente que vivimos el fútbol de otra manera, como lo que ha sido siempre: un deporte y una reunión de amigos".

Una idea con la que coincide Pedro Rodríguez, ya que el Ponte Caldelas es ya "una cuestión social, creo que nada mueve tanta gente en el pueblo como este club". Los casi 300 niños de sus categorías base acreditan un crecimiento que no quiere que frene tras los destrozos en Chan da Barcia. "El campo es bonito, está en el centro del pueblo, es cómodo acceder a él. Ojalá se solucione pronto", confiesa Pedro Rodríguez.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios