sábado. 20.07.2019 |
El tiempo
sábado. 20.07.2019
El tiempo

Viaje a Poio de ida y vuelta

Dani Díaz, en un partido del Poio. DP
Dani Díaz, en un partido del Poio. DP

Un año después de fichar por el Poio Pescamar en un proyecto a medio plazo, el técnico Dani Díaz deja el equipo conservero y regresa a su Lugo natal para centrarse en opositar

El proyecto a medio plazo se quedó en tan solo un año. Dani Díaz y el Poio Pescamar separan sus caminos tras únicamente una temporada juntos. El martes, el club conservero, hacía oficial la no renovación del técnico mariñense, que regresará a su casa para comenzar a preparar las oposiciones a profesor de Educación Física (tiene los títulos universitarios de Magisterio de Primaria y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte). El debate de Díaz entre continuar ligado al fútbol sala profesional o enfocarse a sus estudios fue adelantado por Diario de Pontevedra en su edición del pasado 27 de junio.

"Es una decisión personal y muy meditada. Desde hace años, al final de cada temporada siempre se me pasaba por la mente comenzar a preparar estos exámenes porque creo que también puede ser mi vocación. Y finalmente, me he decidido", destacaba Dani Díaz.

Díaz explicó que con las oposiciones no busca una estabilidad económica, pues "el dinero no es un problema en el Poio". "El club nos trata muy bien. Es una de las pocas entidades con la plantilla y el cuerpo técnico profesionales", recalcó.

El preparador explicó que en las últimas semanas el diálogo con el presidente de la entidad, Juanjo García, ha sido constante para "buscar fórmulas que permitiesen compaginar" los estudios y su labor como entrenador profesional. "No encontramos la forma para poder estar dedicado al 100% al equipo. Y si no es así, es mejor no seguir, porque tanto yo como mi cuerpo técnico nos vaciamos en los sitios en los que estamos", apuntó el preparador.

PUDO IR AL LEVANTE. En sus conversaciones, los dirigentes poienses le transmitieron su "confianza" para que continuase al frente del banquillo de la entidad rojilla, ya que aunque firmó por una temporada, la idea era iniciar en A Seca un proyecto más largo. "Como publicasteis, sí tuve la opción de irme al Levante con Diego Ríos. También me ofrecieron fichar por el Parrulo de Ferrol como preparador físico. Escuché ambas ofertas, pero en ningún momento las valoré. Mi único debate fue entre seguir en el Poio o dedicarme a estudiar", reconoció.

Díaz no descartó seguir ligado al fútbol sala, su gran pasión, de una forma más amateur, como sí hará su segundo, David Riveira, que tiene un acuerdo con el Lugo Sala: "Es algo que todavía no me planteé. Ahora mismo lo único que quiero es desconectar. Todavía no sé si me afincaré en Viveiro, de donde soy, en Lugo, o en otro lado. Dependerá de si estudio con el apoyo de una academia o de un preparador particular. Por el momento, no pienso en si seguiré ligado al fútbol sala".

Sobre la valoración de la temporada, Díaz apunta que "el equipo estaba para alcanzar el tercer puesto (quedó sexto), pero no fue posible por varios factores y siempre queda esa sensación agridulce". "Tengo claro que hemos trabajado hasta vaciarnos, pero nos vamos con esa "espinita". Tuvimos tres lesiones importantes, aunque no es excusa. Nos faltó cierta regularidad", resumió.

Sobre el futuro, tiene claro que el Poio ha perdido a jugadoras "importantes", pero también que "ha acertado en los fichajes", que él mismo planificó.

Viaje a Poio de ida y vuelta
Comentarios