Entrenador del Cisne Los Sauces juvenil

Víctor Castro: "El techo de algunos jugadores será el que ellos quieran"

Pocos hechos en la historia del deporte pontevedrés han sido tan extraordinarios como el Campeonato de España juvenil logrado por el Club Cisne. Así lo reconoce Diario de Pontevedra con la entrega del Premio Amador Larriba al logro excepcional de 2022
Víctor Castro. DAVID FREIRE
photo_camera Víctor Castro. DAVID FREIRE

Por primera vez, un club gallego de balonmano, en cualquier categoría, lograba la hazaña de vencer el Nacional. El Club Cisne fue el autor de tal gesta y Víctor Castro, su entrenador, el encargado de llevar las riendas y conducir a la escuadra hacia lo más alto. Un momento que representa la evolución de la entidad en su base, principal referencia gallega del balonmano formativo en el último lustro.

¿Qué supone para el Cisne y para usted este premio?
Como una institución que pone mucho el foco en el trabajo de base, lo valoramos muy positivamente. Esto da visibilidad al proyecto de este club, que se lleva desarrollando desde hace varios años. Tuvimos la suerte de lograr este título, pero el trabajo de base del Cisne viene desde hace mucho tiempo. Estamos muy agradecidos por este reconocimiento a ese trabajo. Y también quiero poner el foco en las personas que han pasado por el club hasta la fecha: esto es cosa de todos.

¿Se puede decir que este Cisne juvenil campeón de España, es el escaparate de una forma de concebir el club?
Sí. La filosofía del club es potenciar el talento propio e incorporarlo y prepararlo para la competición para así ir llegando poco a poco al primer equipo. El Cisne quiere competir de la mejor manera posible con jóvenes que llevan mucho tiempo en su cantera.

Si le digo hace un año El Cisne va a ser campeón de España juvenil, qué me diría?
Que le echó mucho whisky al carajillo.

¿Fue una sorpresa tan increíble para ustedes como para toda la afición al balonmano?
Sí. Pero una vez que fuimos a Alicante, fuimos a por todas. Teníamos el objetivo de ir a disfrutar el top-8, si la pandemia lo permitía. Sabía que podíamos dar mucha guerra e incluso estar en semifinales. Pero fue durísimo: en Galicia hay buenos equipos y hay que jugar una Final Four. Después vino un sector complicado con equipos de la talla de Ademar: el pase pudo caer para uno o para otro. Nos tocó cara. Fuimos a Alicante con todo: en el primer partido le ganamos al anfitrión, en la última jornada el Elda nos hizo un favor derrotando al Granollers y al pasar de primeros de grupo dijimos ‘ahora o nunca’. Nos preparamos muy bien, competimos muy bien y supimos aprovechar las oportunidades que se presentaron.

"Si me dice hace un año que en mayo seríamos campeones de España, le diría que le echó mucho whisky al carajillo"

Mucha madurez y carácter de sus jugadores…
Compiten a todo. En un titular del Diario dije en su momento, "No sé si tengo los mejores jugadores. Eso sería algo presuntuoso. Pero los mejores competidores los tengo yo": estoy seguro porque los vi durante todo el año. Son increíbles. Cuanto más difícil es el partido, más les gusta. Tienen un gen. Es algo innato. Yo también soy competitivo, así que nos retroalimentamos.

Para usted debió ser increíble poder participar de esto…
Volver al Cisne después de un tiempo fuera es un orgullo. No lo dudé dos veces cuando se planteó la oportunidad. Soy un entrenador que lleva toda la vida en la base. Empecé desde benjamines. Para mí fue una recompensa y una ilusión grandísima. Por el club, por mi y por los chavales. Para llegar a lo que han llegado, han sacrificado horas de estudio, de vida personal. Al final han tenido el premio.

¿Dónde está la clave del crecimiento de este Cisne?
Hemos trabajado mucho, entrenado mucho. Tenemos gente muy preparada en todos los estratos del club. Ahora vivimos en una inercia. Se hacen bien las cosas y eso obliga a cada uno a exprimirse. El club trabaja tan bien que hay muchos jóvenes que se interesan por venir. Y están todos muy concentrados porque saben en qué club están: no se trata de venir a echar una pachanga.

¿Es esto la representación del crecimiento a nivel de mentalidad del Cisne?
De mentalidad: nosotros somos buenos y nos lo creemos y vamos a luchar por lo que nos pertenece. La gente ya tiene experiencia en Plata y Asobal. Una vez que lo pruebas, lo quieres repetir. La teoría del Status Quo: ya te corresponde estar ahí. Es un crecimiento brutal, porque esto es una familia muy grande. Le cuento una anécdota: los voluntarios durante la final four del Campeonato gallego del año pasado eran los jugadores del primer equipo. Así es que esta gente sube al primer equipo y desde el minuto uno está integrada.

¿Dónde está el tope de esta generación?
Hay mucha gente que va a estar jugando en el Cisne mucho tiempo, si lo desean y otra gente cuyo techo será el que ellos quieran. Dependerá de la suerte que tengan y de lo que lo trabajen.

¿Es la gente consciente de la magnitud del éxito del Cisne?
Somos los primeros y los únicos de Galicia que hemos ganado un Campeonato de España de base. Espero que dentro de poco solo seamos los primeros, porque sería bueno para el balonmano gallego. Me consta que muchos equipos se han alegrado por nosotros. ¿De la magnitud? Todavía hay gente que me para por el pabellón para darme la enhorabuena. Nos hizo sentirnos deportistas de elite. Se ha llevado con mucho honor la bandera del Club Cisne. La imagen habría sido la misma si hubiésemos perdido en semifinales. Pero esto queda en los libros de historia. Esto no se olvida y estamos muy orgullosos de representar a Pontevedra: somos unos chavalitos de un pueblito de 80.000 habitantes muy bonito, pero rillamos a quien se ponga por delante. Nos da igual tu nombre. Nuestro escudo es tan importante como cualquiera.

Comentarios