David Fernández: "Vivir vinculado a la vela"

El presente y el futuro de la vela pontevedresa están garantizados gracias a David Fernández Bouza. El regatista de 23 años navega en un mar de éxitos, como el del bronce que consiguió en Vigo en el último campeonato del mundo de Vaurien
David Fernández con su medalla de bronce del campeonato del mundo de Vaurien. ANXO LORENZO
photo_camera David Fernández con su medalla de bronce del campeonato del mundo de Vaurien. ANXO LORENZO

Hace ya una década, una amiga del colegio que ya navegaba fue quien motivó a David Fernández a comenzar en el que sería el deporte de su vida. Aunque antes de eso ya había hecho algún curso de vela en Panxón, a donde le llevaba su padre, que al igual que él, era un apasionado de los barcos. "Mi padre hizo algún curso de vela cuando era más joven y al final eso me motivaba a que yo navegara también, pero hubo una época en la que lo dejó. Años después por 'x' o por 'y' yo acabé navegando también", contó el pontevedrés.

David, que actualmente tiene 23 años, comenzó navegando en Combarro, pero tras un tiempo recaló en el Real Club Náutico de Vigo, donde actualmente compite y ejerce como técnico. "En Vigo había un entrenador que se llamaba Dini. Fue el que hizo que la vela me gustara más y empezáramos a ser más profesionales. De hecho, con Dini llegué a ser subcampeón del mundo juvenil en Viana do Castelo en 2016", expresó el regatista sobre una de las personas que más le ayudó en su llegada, y con la que de vez en cuando sigue navegando hoy en día. Aunque Dini no fue el único en quien se apoyó en el club: "Todos mis compañeros me han ayudado bastante a lo largo del tiempo, tanto psicológicamente como en muchas otras cosas". Además, sobre la buena situación del club añadió que por ahí ha pasado gente muy buena y que "entrenar con los mejores, te hace ser de los mejores".

Dedicatoria a su abuelo.  David quiso dedicar su podio a su abuelo por  star siempre ahí y apoyarle en todo

Desde entonces ha conseguido grandes logros en el mundo de la vela, como llegar a ser tres veces campeón de España juvenil, dos veces campeón gallego juvenil y una vez campeón gallego en categoría absoluta. Además también ha hecho grandes actuaciones a nivel internacional, como en el europeo de J70 del 2018, en el que fue cuarto. Pero uno de los hitos de su carrera hasta el momento fue el del pasado 30 de julio, en el que pudo colocarse en el podio con un tercer puesto en el campeonato del mundo de Vaurien que se celebró en Vigo.

Su compañero de embarcación en este último éxito fue Pablo Cabello, quien es un referente para David Fernández, que explicó que sin él "esto no hubiera sido posible". "Por encima de todo no es mi compañero de vela, sino que es mi amigo desde hace ya muchos años. Siempre me ha ayudado desde que yo era pequeño", añadió.

Juntos estuvieron preparándose para el campeonato durante el último año, pero esto no fue algo que hicieran solo en el agua. "Este barco en el que navegamos es un barco amateur, no es profesional. Entonces todo es más abierto, permite modificar el barco, las velas, el timón y la orza. Este año hemos trabajado mucho, no tanto en técnica, sino también en rendimiento. Hemos modificado muchas cosas y hemos entrenado mucho tiempo en el agua", dijo el pontevedrés en referencia al esfuerzo que hubo detrás del mundial.

Según explicó David Fernández, ellos iban a por la victoria a pesar de no ser la pareja favorita. Esto es porque en la competición había otros grandes regatistas como 'Tone', su compañero de club, que finalmente quedó en cuarta posición. Pero a pesar de que no todas las miradas estuvieran puestas sobre ellos, acabaron quedando terceros, un merecido premio que David quiso dedicar a su abuelo: "Siempre me apoya y me ayuda en todo. Si necesito algo, siempre está ahí incondicionalmente. Le hace mucha ilusión, me sigue y me viene a buscar cuando lo necesito, me pregunta y siempre me felicita; es mi abuelo".

Un comienzo lleno de logros.  En tres veces campeón de España juvenil y una vez campeón gallego absoluto

Una de las aspiraciones de David en relación con este deporte es "poder vivir de ello en algún momento, vivir vinculado a la vela toda la vida", ya sea reparando barcos, como en su actual trabajo de técnico, o con alguna otra actividad. De momento, su prioridad es seguir creciendo en la vela y navegando. "Puedes navegar toda la vida en un barco, que siempre puedes mejorarlo. Eso es lo que nos impulsa a seguir navegando", explicó. En lo que se refiere a objetivos a corto plazo, lo único en lo que piensa es en "navegar en todas las regatas importantes que pueda e intentar ganarlas".

Atención a...
El ‘no’ a la carrera olímpica
Cuando se piensa en el principal premio que puede recibir cualquier deportista, lo primero que se viene a la cabeza es una participación en unos Juegos Olímpicos. Sin embargo, esto no es algo que despierte el interés de David Fernández Bouza, que ha escogido navegar con un rumbo distinto.

"Yo creo que los Juegos Olímpicos son algo diferente. Sigue siendo vela, pero para los JJOO tú te preparas diez u once años de tu vida y te lo juegas todo en una regata y no ganas dinero", explicó el regatista sobre el sacrificio que requiere preparar una campaña olímpica. "Al final una persona que quiera estar en los Juegos tiene que querer hacerlo, no es como en otros deportes como el balonmano, en los que tú puedes estar en un equipo y que te llamen para hacer los Juegos", añadió.

Los dos posibles caminos
Según explicó David Fernández, en vela hay dos formas de ser profesional: "puedes ser profesional navegando en regatas en un equipo en el que te contratan y vivir de ello, o puedes hacerlo en una campaña olímpica". Lo que pasa es que optar por el segundo camino implica "mucho esfuerzo, tiempo y pérdida de dinero". En este sentido, el pontevedrés prefiere centrarse en participar en regatas como ha estado haciendo hasta ahora. Al fin y al cabo, lo que quiere David es "seguir navegando y creciendo en la vela".

Comentarios