Los carburantes marcan nuevo récord y agro, supermercados y bares tiemblan por si el transporte se paraliza

Camioneros reclaman un descuento de 40 céntimos por litro de carburante y más ayudas
Imagen del paro de transporte de marzo. ARCHIVO
photo_camera Imagen del paro de transporte de marzo. ARCHIVO

Con las consecuencias del paro del transporte de mercancías por carretera vivido en marzo todavía en la mente, la cadena agroalimentaria ya avisa de que "no puede permitirse" que los camioneros vuelvan a aparcar sus vehículos como medida de protesta por los desorbitados precios del gasóleo y el impacto en sus costes. Ante la posibilidad de que la Plataforma nacional para la defensa del sector del transporte, impulsora del anterior paro, vuelva a convocar una medida de este tipo, las organizaciones agrarias Asaja, Upa, Coag y Cooperativas Agroalimentarias, varias patronales de la industria y la distribución alimentaria –como Fiab, Aecoc, Aces, Anged y Asedas–, asociaciones que representan al comercio de la carne (Cedecarne) y la pesca (Fedepesca) y la confederación empresarial Hostelería de España unen sus voces para pedir que el transporte no vuelva a parar.

El temor proviene de la puerta abierta que ha dejado la plataforma nacional a la posibilidad de reactivar esa medida de presión. Este mismo domingo realizará una consulta a los transportistas y conductores para tomar una decisión y, en caso de que una mayoría vote a favor, se concretaría la fecha.

Con ese telón de fondo, productores, industria y distribución alimentaria rememoran los problemas de abastecimiento de productos básicos que generó el anterior paro y las "pérdidas millonarias", y alertan sobre el nuevo golpe que podrían sufrir las empresas y los consumidores.

Así, señalan que los trabajadores del campo perderán mercado para unos productos frescos que apenas tienen capacidad de almacenamiento al ser perecederos. La industria, por su parte, teme sufrir paros en su actividad si las materias primas no llegan a sus fábricas y afrontar "enormes costes" derivados de la conservación o pérdida de alimentos. Y la distribución se enfrentaría a problemas para abastecer a la población.

La Plataforma nacional del transporte somete a voto el domingo la reactivación del paro, una medida que rechazó Fegatramer

En cuanto a la hostelería y la restauración, un paro del transporte amenazaría su actividad en plena campaña de verano, justo cuando empiezan a coger aire tras el mazazo de la pandemia.

En contra del paro está la Federación Gallega de Transporte de Mercancías (Fegatramer), Ante el encarecimiento del carburante, su presidente, Ramón Alonso Fernández, defiende que lo que deben hacer los asociados es repercutir la subida de precios al cargador.

En cualquier caso, recordó que el Comité Nacional del Transporte, en el que está integrada Fegatramer, reclama al Gobierno un plan de ayudas para el sector. En concreto, pide extender hasta final de año la bonificación de al menos 20 céntimos por litro de carburante y sumarle otros 20 céntimos al transporte a través de un mecanismo equivalente al de la devolución del gasóleo profesional, para vehículos de hasta 7,5 toneladas.

También exige ayudas para las empresas de transporte de 1.250 euros por camión y 500 por furgoneta durante un trimestre.

Upta reclama intervenir precios del carburante

La asociación de autónomos Upta aboga por una solución "drástica" a los desorbitados precios del carburante y reclama intervenirlos. Su presidente, Eduardo Abad, advierte de que la situación está llevando a muchos trabajadores por cuenta propia "a una situación económica incluso peor que la pasada en la pandemia".

Señala que llenar el depósito de un vehículo semiindustrial como el que usan muchos autónomos "ha pasado de costar 90 euros a 126", un 40% más. "Si se multiplica por al menos seis veces mensuales, supone un encarecimiento de 216 euros al mes", indica.

La gasolina y el gasóleo continúan su escalada y marcan un récord

La gasolina y el gasóleo han vuelto a superar esta semana sus máximos tras registrar precios medios de 1,941 euros y 1,876 euros el litro, respectivamente, pese a que esas cantidades incluyen el descuento de 20 céntimos por litro aprobado por el Gobierno. 

Además, según los datos difundidos este jueves por el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), que recoge el precio medio registrado en más de 11.400 estaciones de servicio españolas entre el 14 y el 20 de junio, los valores de ambos carburantes superarían la barrera de los 2 euros el litro si no se tuviese en cuenta la bonificación pública. 

Con estos precios, el coste de la gasolina aumenta un 1,3 % tras encadenar nueve semanas al alza, y bate el récord de 1,917 registrado hace siete días, mientras que el gasóleo es un 4 % más caro tras subir por tercera semana consecutiva y situarse un 2,1 % por encima de su máximo de 1,837 euros alcanzado a finales de marzo.

En este sentido, si se excluyera el descuento obligatorio establecido por el Gobierno, la gasolina superaría por tercera vez en la historia los 2 euros por litro, situándose en 2,141 euros; mientras que el gasóleo lo haría por segunda vez, marcando un precio récord de 2,076 euros.