Los autónomos podrán cobrar una prestación por paro parcial hasta dos años

Será para aquellos con empleados que reduzcan jornada o suspendan contrato al 60% del plantel y pierdan el 75% de ingresos dos trimestres
El ministro Escrivá. EFE
photo_camera El ministro Escrivá. EFE

La reforma del sistema de cotización de los autónomos amplía las modalidades de cese de actividad del colectivo. Entre las novedades, en caso de una interrupción parcial de la actividad, los trabajadores por cuenta propia pueden ver reconocida una prestación equivalente al 50% de la base de cotización, compatible con la actividad y que se podrá cobrar por un periodo de entre cuatro meses y dos años. Con el modelo actual, para acceder a la ayuda por cese de actividad era requisito cerrar el negocio, rescindir todos los contratos y darse de baja en el régimen de trabajadores autónomos (Reta).

Lo explicó este jueves el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, durante su comparecencia en el Congreso para abordar los cambios en el sistema pactados con las principales organizaciones que representan al colectivo. Al cese parcial podrán acceder los autónomos con trabajadores que reduzcan la jornada o suspendan el contrato al 60% de la plantilla, que vean recortados sus ingresos un 75% dos trimestres y no que no tengan ingresos superiores al salario mínimo interprofesional (SMI).

Además, con el nuevo marco que el Consejo de Ministros aprobará previsiblemente el martes se adaptará a los autónomos el mecanismo de protección Red, que ha sustituido a los expedientes de regulación temporal del empleo (Erte) de la pandemia tras la entrada en vigor de la nueva reforma laboral y que tiene que activar expresamente el Gobierno en caso de crisis cíclicas o sectoriales. Si eso ocurre, ante una coyuntura macroeconómica general desfavorable, los autónomos podrán cobrar el 50% de la base reguladora hasta un año, sin consumir cese de actividad y con una exoneración del 50% en la cotización. Para acceder a la prestación tendrán que acreditar una caída de los ingresos del 75%, facturar menos del SMI y que el 75% de la plantilla esté afectada. En caso de que se active el mecanismo sectorial, el profesional recibirá un pago único del 70% de la base reguladora y se le liberará de abonar el 50% de la cuota a la Seguridad Social, siempre que acredite una caída de ingresos del 50% con empleados o del 75% sin empleados, que estos no rebasen el SMI, que el 75% del plantel se vea inmerso en el ajuste y que exista un proyecto de inversión y un plan de recualificación.

La protección social es una de las patas de la reforma del sistema, que trae como gran novedad la vinculación de las cotizaciones a los ingresos reales de los autónomos. Habrá 15 tramos según los rendimientos netos del profesional. Cada uno de ellos tendrá asignada una base de cotización y una cuota a abonar para los próximos tres años. En el caso de los autónomos que menos ganan, la contribución al sistema se irá reduciendo progresivamente en ese trienio, mientras que para los más ganan irá subiendo. Por ejemplo, quien tenga rendimientos netos inferiores a 670 euros al mes abonará 230 euros el próximo año, 225 euros en 2024 y 200 en 2025. En cambio, con ganancias de más de 6.000 euros mensuales se empezará pagando 500 euros, de ahí se pasará a 530 y en 2025 habrá que contribuir con 590.