lunes. 13.07.2020 |
El tiempo
lunes. 13.07.2020
El tiempo

Los bancos europeos pequeños y medianos aprovechan la "crisis" del BCE para subir los tipos de interés

En plena crisis de la Covid-19, con la economía prácticamente paralizada, el BCE ha ejecutado el programa de compras más ambicioso desde el inicio de la pandemia. A principios del mes de mayo, el banco central presidido por Christine Lagarde adquirió un volumen de deuda de 45.000 millones, de los cuales casi el 75% corresponden al programa especial contra la pandemia y el 25% restante, en esencia, con el plan de compras que la máxima autoridad monetaria europea viene ejecutando desde 2015.

Sin embargo, este programa de estímulos, que para muchos es la tabla de salvación de los países europeos ante una crisis sin precedentes, ha sido visto con mucho recelo en Alemania.  El Constitucional del país germano ya ha dictaminado que la compra de títulos de deuda pública y bonos corporativos por parte del BCE no se ajusta a derecho, y le ha dado tres meses para justificar estas compras.

Esta sentencia ha desatado una tormenta financiera que ha hecho temer por la unidad europea y la viabilidad del BCE. Pero, además, ha supuesto un auténtico revuelo judicial y político, sobre todo porque el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ya avaló la legalidad de este programa de compras en 2018, una sentencia que el criterio alemán ahora contradice.

Los balances de los bancos centrales están casi al límite

Desde la crisis financiera de 2008, vivimos una situación monetaria sin precedentes. La mayoría de bancos centrales del mundo han recortado sus tipos de interés hasta niveles cercanos a cero para paliar los efectos de la recesión económica. Pero no ha sido suficiente. La Reserva Federal y el BCE, entre otros, han tenido que sacar toda su artillería para intentar devolver a la economía a la senda del crecimiento.

Los bancos centrales pueden expandir sus balances todo lo que deseen, siempre y cuando esta expansión monetaria no genere desequilibrios sobre la economía en términos de inflación. No pueden quebrar, precisamente porque son quienes se encargan de imprimir dinero, pero sus decisiones perjudican a los ahorradores, y de qué manera.

De hecho, desde hace unos años, es habitual hablar de tipos de interés negativos, depósitos que no ofrecen ninguna rentabilidad y un volumen negociado en bolsa sin precedentes. Ningún producto de renta fija ofrece unas rentabilidades adecuadas para el ahorrador, aunque parece que la tendencia está cambiando.

Los tipos de interés de algunos bancos europeos ya están aumentando

En este contexto de incertidumbre y crisis de confianza, los bancos europeos de tamaño pequeño y mediano han aprovechado las circunstancias para subir los tipos de interés. Algunas plataformas han aprovechado también la situación para dar a mejorar la oferta de productos de ahorro a sus clientes.

Es el caso de la plataforma de productos de ahorro a bajo riesgo Raisin, que tiene como objetivo la democratización del ahorro a nivel paneuropeo. Esta fintech reportaba en las últimas semanas un aumento en los tipos de interés de los depósitos de algunos bancos europeos. Especialmente llamativo es el caso de Italia, donde los depósitos hasta 1 año ya tienen un rendimiento del 1,42%, según datos del BCE.

En general, los depositantes de Italia, Polonia y los países escandinavos disfrutan de tipos de interés significativamente más altos que otros países europeos. En España, la situación tiene que mejorar mucho aún. Sin embargo, los ahorradores pueden acceder a la banca transfronteriza para obtener unos rendimientos adecuados por sus ahorros, y todo ello sin renunciar a la seguridad que proporcionan los depósitos bancarios. 

Los bancos europeos pequeños y medianos aprovechan la "crisis" del...
Comentarios