martes. 14.07.2020 |
El tiempo
martes. 14.07.2020
El tiempo

El BCE se rearma y amplía la compra de deuda en otros 600.000 millones

Christine Lagarde, presidenta del BCE. EFE
Christine Lagarde, presidenta del BCE. EFE
Extenderá el programa hasta junio de 2021 al prever un desplome del PIB del 8,7% este año

Ante unas proyecciones que indican que la economía de la eurozona se contraerá este año un 8,7% —un batacazo que puede alcanzar el 12,6% en caso de que se imponga un nuevo confinamiento—, el Banco Central Europeo (BCE) decidió este jueves aumentar el volumen de sus compras de deuda en 600.000 millones de euros. Con este movimiento el programa especial contra la pandemia alcanzará los 1,35 billones y la intención es prolongarlo "al menos" hasta finales de junio de 2021, cuando hasta ahora la idea era llegar a final de este año. Según explicó la presidenta, Christine Lagarde, el Consejo de Gobierno del organismo con sede en Fráncfort "fue unánime" al concluir que "había que hacer algo" y se optó por incrementar las compras de deuda. 

Desde finales de marzo, esta herramienta ha servido para reducir los costes de financiación de los países que más han visto desbocarse el gasto público por el Covid-19, caso de Italia y España. La peculiaridad del programa extraordinario es su flexibilidad, pues el organismo puede incrementar las compras de activos de un país si su prima de riesgo se dispara. 

El BCE busca asegurarse de que la recuperación se active en el segundo semestre de este año. Para ello, los tipos de interés de las operaciones principales de financiación seguirán en el 0%, en tanto que la facilidad marginal de crédito —la tasa que aplica a los bancos a los que presta dinero a un día— continuará en el 0,25 y la facilidad de depósito —la penalización por el dinero que las entidades guardan en el BCE—, en el -0,5%. 

Además, el emisor mantendrá su anterior programa de compra de deuda a un ritmo mensual de 20.000 millones, junto a las transacciones adicionales de 120.000 millones activadas solo para este año. "La economía de la zona euro experimenta una contracción sin precedentes", constató Lagarde, que apuntó que las proyecciones indican que el próximo año se alcanzarán tasas de crecimiento del 5,2%, en tanto que en 2022 la expansión se ralentizará hasta el 3,3. En cuanto a la inflación, el BCE augura que caerá al 0,3% este año, para alcanzar el 0,8 en 2021 y el 1,3 en 2022, lejos del objetivo que persigue el ente, del 2%.

El BCE se rearma y amplía la compra de deuda en otros 600.000 millones
Comentarios