España se opone a la petición de Bruselas para hacer recortes voluntarios de gas hasta marzo

La vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, anunció que no se apoyará la propuesta ya que no se puede pedir al país "un sacrificio desproporcionado"
La Comisión Europea pide recortar un 15% su consumo de gas. EUROPA PRESS
photo_camera La Comisión Europea pide recortar un 15% su consumo de gas. EUROPA PRESS

La Comisión Europea ha pedido este miércoles a los países de la Unión Europea recortar un 15% su consumo de gas de forma voluntaria hasta la próxima primavera, una reducción que Bruselas quiere poder imponer de forma obligatoria en caso de alerta para la seguridad de suministro. 

Al respecto, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció en rueda de prensa que España "no apoya" la propuesta planteada por Bruselas porque obliga a un esfuerzo que no le corresponde . 

Subrayó la ministra que aunque España es "un país europeísta y solidario", no se le puede pedir "un sacrificio desproporcionado", ya que "a diferencia que otros países, los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades desde el punto de vista energético". 

Por ello, insta a los "socios" europeos a "debatir de forma abierta, transparente y respetuosa" sobre la mejor manera de apoyarse a este respecto y aseguró que España irá al Consejo Europeo de Energía del próximo 26 de julio "a defender los intereses de todos los españoles con una propuesta solidaria, eficaz, eficiente y coordinada".  

"Pase lo que pase, las familias españolas no van a sufrir cortes de gas y de luz en sus casas" y se va a "defender la posición" de la industria española, declaró. 

"España ha hecho los deberes en este ámbito, pagando más que muchos socios europeos", afirmó

Más temprano,  la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, había proclamado en la rueda de prensa para presentar los detalles de su propuesta para un plan europeo de reducción de demanda de gas bautizado como Ahorrar gas para un invierno seguro, que "Rusia nos está chantajeando, Rusia está usando la energía como arma. Por eso, sean parciales o totales los cortes, Europa necesita estar preparada". 

Von der Leyen acusó al Kremlin de iniciar la "presión" reduciendo el suministro a Europa meses antes de la invasión de Ucrania y ha apuntado que en este momento la UE recibe "menos de un tercio" del flujo que recibía de Rusia en el mismo periodo el año anterior. 

"Si no se dan avances suficientes o la situación se deteriora, la Comisión podrá activar una alerta europea en cualquier momento para obligar a reducir un 15%"

El Ejecutivo comunitario plantea así una nueva regulación que le dé poderes para declarar una "alerta europea" de seguridad en el suministro de gas e imponer reducciones obligatorias de reducción del consumo de gas, previa consulta con los Estados miembro, en caso de escasez o de una demanda excepcionalmente alta. 

"Si no se dan avances suficientes o la situación se deteriora, la Comisión podrá activar una alerta europea en cualquier momento para obligar a reducir un 15%", ha ahondado la comisaria de Energía, Kadri Simson, quien ha matizado que Bruselas no aspira a "decirle a los Estados miembro qué medidas tomar para lograrlo" aunque sí les ofrece un abanico de opciones posibles. 

Como parte del plan de reducción de demanda, el Ejecutivo comunitario ha planteado también criterios para proceder a la reducción coordinada de la demanda de gas 

Así, el plan establece un objetivo de reducción del consumo de gas del 15% en todos los países de la UE desde el 1 de agosto del presente ejercicio hasta el 31 de marzo del próximo año e implicará que administraciones públicas, hogares, propietarios de edificios públicos, proveedores de energía y la industria deberán tomar medidas para ahorrar gas. 

Para ello, los Estados miembro deberán actualizar sus planes de emergencia antes de finales de septiembre con medidas para cumplir el objetivo del 15% de reducción de consumo de gas, un hito del que deberán informar al Ejecutivo comunitario cada dos meses. 

Además, aquellos países de la UE que soliciten el suministro de gas solidario deberán demostrar que han tomado las medidas necesarias para reducir la demanda en su mercado interno. 

Como parte del plan de reducción de demanda, el Ejecutivo comunitario ha planteado también criterios para proceder a la reducción coordinada de la demanda de gas que pasa por sustituir el gas por otros combustibles fósiles así como medidas de ahorro energético en todos los sectores. 

Asimismo aboga por asegurar el suministro a los hogares, a los hospitales y otras industrias críticas para el funcionamiento de la economía y para la competitividad de la UE, por lo que insta a sustituir el consumo de gas por otros combustibles y a ahorrar energía de tal manera que la UE disponga de más reservas de gas de cara al próximo invierno.