Sábado. 17.11.2018 |
El tiempo
Sábado. 17.11.2018
El tiempo

El consumo activa la demanda de locales comerciales en las ciudades gallegas

Bajo cerrado en Santiago. PEPE FERRÍN
Bajo cerrado en Santiago. PEPE FERRÍN

La Federación Galega de Inmobiliarias pide habilitar medidas fiscales para que la actividad llegue a los concellos del rural

La recuperación de la actividad económica y el consumo está impulsando la constitución de nuevos negocios y eso se deja sentir en las calles con la apertura de locales que durante la crisis colgaron el cartel de 'cerrado'. Según la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), las siete principales urbes y sus áreas de influencia sumaban en marzo 3.520 establecimientos en arrendamiento o venta, un stock "más que suficiente" para atender la demanda, según el colectivo que preside Benito Iglesias.

De hecho, la Fegein alerta de que, como consecuencia del envejecimiento y la migración hacia las ciudades, el 80% de la oferta y la demanda de locales se concentra en unos 50 concellos, de forma que los 263 restantes carecen de atractivos para captar nuevos negocios, un elemento que ayudaría a fijar población. "Cada vez quedan más bajos vacíos que no se vuelven a arrendar en municipios del rural, lo que se ve agravado por el cierre masivo de oficinas bancarias, que eran en muchos casos el sostén de la actividad económica", constata Iglesias, que demanda a las administraciones líneas fiscales de apoyo para arrendadores y arrendatarios en municipios del interior de menos de 5.000 habitantes.

¿Cómo han evolucionado los precios? Oscilan entre los 1,8 euros por metro cuadrado a los que se puede alquilar un local en la ferrolana Rúa Faxardo —paralela a la calle Carretera de Castilla, donde abundan los supermercados, bancos y establecimientos de restauración— y los 30 que se llegan a pagar en Ourense, en las céntricas Rúa de Santo Domingo y Paseo, según datos de la Fegein. Este máximo que marca la ciudad de As Burgas rebasa los 19 euros/m² que cuesta establecerse en el centro o la ciudad vieja de A Coruña, un área muy transitada donde están las sedes de entidades financieras y en la que no faltan las enseñas de Inditex, Mango, Roberto Verino y joyerías.

Estadillo locales comerciales.

La diferencia es sustancial, pues mientras alquilar un local comercial de 200 metros cuadrados puede salir por unos 360 euros al mes en la mencionada calle ferrolana, la más económica de Galicia, irse al centro de Ourense resulta bastante más caro, pues la renta mensual puede llegar a 6.000 euros.

En cuanto a los precios de venta, existe poca información pública sobre la evolución de este mercado, pero las estadísticas del Colegio de Registradores de la Propiedad sitúan la media gallega en 1.007,78 euros al cierre de 2017, un 5,7% por debajo del nivel de 2016, mientras en el conjunto de España se aprecia ya un alza. A la cabeza del Estado: Madrid, con 2.469 euros/m², y Cataluña (1.663 euros/m²).

Según la inmobiliaria del grupo Quatrium, la reactivación de la demanda de locales comerciales se ha acentuado en los últimos dos años, pues hay más interés por abrir negocios y "se aceptan más financiaciones". En línea con la Fegein, la compañía con sede en Compostela también constata que es en las principales ciudades, "en las mejores ubicaciones comerciales" y en las zonas más céntricas e industriales donde existe mayor movimiento.

Quatrium constata que los precios del alquiler de los locales comerciales se ven contenidos por la progresión del comercio electrónico

Es precisamente en las áreas más codiciadas donde los precios del alquiler comienzan a "repuntar un poco", aunque el auge del comercio electrónico actúa como un freno, pues, además de hacer que el número de tiendas físicas se reduzca, el 'ecommerce' eleva las exigencias de rentabilidad a las que están operativas. "Todos estos factores hacen que los precios no se puedan disparar demasiado", explican desde Quatrium, que apunta que hay negocios que cierran sus puertas "en ubicación física porque venden más online y generan menos gastos".

INVERSIÓN. Del mismo modo que hay quien compra vivienda como fórmula de ahorro e inversión, también se está produciendo un "resurgir" de la adquisición de locales "de fácil alquiler y con una rentabilidad adecuada" con el fin de buscar un retorno económico. "No solo hay interés a nivel particular, sino también de empresas patrimoniales de grandes corporaciones que compran inmuebles como inversión", indica la firma.

En este sentido, un estudio de Solvia, la inmobiliaria del Sabadell, refleja que entre junio de 2017 y el pasado mayo se registraron 28.000 compras de locales comerciales en España por 3.700 millones de euros. El 70% de las ventas no superó el millón, pues el tique medio se situó en 132.000 euros y la superficie, en 163 m². Madrid y Barcelona coparon el 47% de la actividad con rentabilidades medias superiores al 6%. Los analistas de Solvia ven "puntos a favor de este tipo de inversión" en la creación de empleo, el aumento de la renta disponible, el auge del turismo comercial y la entrada de nuevos operadores en el país, aunque apuntan al comercio online y la "elevada densidad de centros comerciales" respecto a otros países como "amenazas". 

¿Qué factores marcan el precio?
La ubicación es fundamental en la fijación del precio de un establecimiento. "Un local de la misma superficie en segunda línea puede costar la mitad que uno en primera", explican desde la inmobiliaria Quatrium. Pero hay otras claves: las esquinas son muy valoradas por dar a dos calles, al igual que disponer de mucha fachada o de un interior alto y diáfano. En cuanto a superficie, proporcionalmente resulta "más caro" un local pequeño que uno grande.

La restauración, en auge
Según Quatrium, existe poca oferta de locales bien acondicionados para la restauración, un sector en auge. Entre enero y mayo, el Instituto Galego de Estatística recoge la creación de 282 negocios de hostelería.  

El consumo activa la demanda de locales comerciales en las ciudades...
Comentarios