El diésel da una tregua y baja un 12% en Galicia tras batir récords

Con todo, llenar el depósito del coche sigue costando 20 euros más que en agosto de 2021
Un trabajador en una estación de servicio. EFE
photo_camera Un trabajador en una estación de servicio. EFE

Aunque llenar el depósito de diésel sigue costando ahora un 28% más que hace un año —contando la bonificación media de 20 céntimos por litro—, el abaratamiento que los carburantes vienen registrando desde la segunda mitad de junio supone un pequeño alivio para los automovilistas en plenas vacaciones de agosto. Este jueves, el litro de gasóleo A se dispensaba a una media de 1,874 euros en los surtidores gallegos, lo que refleja una bajada del 11,7% desde que este combustible —que sigue copando el 80% del consumo— tocase techo el 23 de junio al alcanzar los 2,124 euros. Aplicando el descuento, un tanque medio de 55 litros costaba este jueves 92 euros, 20 más que en las vacaciones del año pasado.

¿Y la gasolina? Este jueves, las estaciones gallegas la comercializaban a 1,9 euros tras abaratarse un 13% desde que el 17 de junio se rozaron los 2,19. Aun con esta evolución favorable, continúa resultando un 17,5% más cara que hace un año en un escenario marcado por el aumento de la volatilidad de los precios de los suministros energéticos y materias primas por la guerra de Ucrania.

Estos valores se registran en un momento en el que el crudo se ha abaratado algo. En la tarde del jueves, el barril de Brent, de referencia en Europa, cotizaba a unos 94 dólares, con una rebaja diaria del 3%.

En esta tesitura, la clave para ahorrar unos euros depende de la elección del surtidor. La estación de BP en Sarria dispensaba este jueves los carburantes más caros de Galicia, con el diésel a 2,209 y la gasolina a 2,249 euros (sin el descuento). El gasóleo resultaba un 31,6% más caro que en el surtidor más económico, el de Ballenoil en Betanzos, con el litro a 1,679 euros. De su lado, Plenoil y Masmar Oil, en Lugo, ofrecían la opción más barata a quienes precisasen gasolina: 1,727 euros, un 23% más económica que en Sarria.

Un alivio que no impide que este sea el agosto más caro de la historia
Pese al abaratamiento y al descuento financiado por Gobierno y las grandes petroleras, que se mantendrá hasta finales de año, este será el agosto más caro para los automovilistas. En Galicia, el diésel cuesta ahora un 21% más que en el verano de 2012, el más oneroso hasta el momento. Lo mismo sucede con la gasolina de 95 octanos, por la que se paga un 15% más que hace diez años. 

¿De qué depende? 
Son muchos los factores que inciden en los precios: la carga fiscal (Iva e impuesto de hidrocarburos), la cotización de gasolina y diésel en los mercados internacionales, la logística o el margen que aplican los operadores.