El BNG denuncia que las nuevas tarifas eléctricas suben el coste de las pymes

El BNG quiere denunciar que en el Consejo de Ministros del pasado 3 de abril se aprobó la puesta en marcha de las llamadas Tarifas de Último Recurso para el 1 de xulio de este ano. A partir de esa fecha, estas tarifas reguladas sólo afectarán a los consumos de baja tensión con potencia contratada inferior a 10 kW.

En esta línea, los nacionalistas recuerdan que en el proceso de liberalización del suministro eléctrico, iniciado al amparo de la Ley del Sector Eléctrico, "ya han desaparecido algunas tarifas, como la del alumbrado público que afectó a los concellos, las generales de alta tensión y la tarifa nocturna, de importante repercusión en el consumo familiar".

A partir del año 2009, estaba previsto un calendario para la implantación de las nuevas tarifas reguladas, denominadas Tarifas de Último Recurso (TUR), y proceder a continuación a la inauguración de una fase transitoria hasta el año 2011 cubriendo los consumos con potencias inferiores a 50 kW (domésticos y pymes). Es decir, se elimina el periodo transitorio en dos años "y se aminora de modo importante la potencia que quedará cubierta por estas nuevas tarifas reguladas".

Liberalización
Por ello, el diputado nacionalista Henrique Viéitez critica que "ello obligará a los consumo con potencia superior a 10 kW, la gran mayoría de las pequeñas empresas gallegas, a contratar energía eléctrica en el mercado liberalizado". A su juicio, y basándose en la experiencia tras la desaparición de las tarifas de alta tensión, dicha energía sufrirá una subida "importante" en su precio al carecer de regulación.

La formación atribuye la decisión a "una gran irresponsabilidad por parte del Ministerio de Industria en época de crisis", al abandonar el concepto de energía como servicio público para liberalizar el sector. Para el BNG, la liberalización "ya fue negativa tanto para los consumidores domésticos como para los industriales, al provocar un aumento desbocado de los costes".

Viéitez señala que el Real Decreto aprobado no aclara suficientemente como será la estructura de estas nuevas tarifas y se espera continuidad con los niveles del precio de las tarifas integrales que desaparecen. Así mismo, señala que "es tremendamente preocupante" la desaparición de la tarifa G-4 para grandes consumidores, que también está prevista, ya que en el caso gallego afecta a la industria del aluminio, un importante centro de producción de la Mariña lucense.

Comentarios