Estados Unidos y el mercado online, los focos de Inditex tras la transición

Devolver valor a las acciones tras una caída del 30% con la salida de Isla y ahondar en la sostenibilidad son otros de los retos
Marta Ortega. AEP
photo_camera Marta Ortega. AEP

Este viernes el madrileño Pablo Isla dará oficialmente paso a Marta Ortega en la presidencia de Inditex y cerrará una etapa de 17 años en Galicia a lo largo de los que bordó la historia de la multinacional. Este abogado del Estado cuadruplicó las ventas y beneficios del gigante textil que Amancio Ortega creó a partir de un préstamo de 2.500 pesetas con el que, en 1963, puso en marcha Goa Confecciones y que, en 1975, con la apertura de la primera tienda de Zara en A Coruña, daba los primeros pasos hacia el modelo de negocio integrado que ha resultado ser la fórmula del éxito.

Con la ayuda del consejero delegado, Óscar García Maceiras, la nueva presidenta tomará las riendas de la mayor empresa familiar de Galicia, un coloso que durante la etapa de Isla pasó de contar con 2.692 tiendas a disponer de 6.477 en 90 mercados y que ya llega a 200 gracias a las ventas online.

El negocio virtual es, de hecho, uno de los grandes vectores de crecimiento. La prueba es que hoy las aplicaciones de las ocho enseñas del grupo están activas en 146 millones de móviles y tabletas en el mundo. En 2021, Inditex registró 6.200 millones de visitas a sus webs –un 77% más que en 2019, antes de que estallase la pandemia–, lo que arroja un promedio de 196 por segundo. Además, 228 millones de usuarios siguen las tendencias que marca el grupo en las redes sociales. De cada 100 euros en ventas, 25,5 ya proceden del mayor escaparate del mundo: el virtual. Y la meta es elevar esa ratio hasta el 30% en dos años.

El nuevo tándem directivo se hará cargo de un equipo de 165.042 profesionales de 177 nacionalidades entre tiendas, fabricación y logística y servicios centrales –el 81% con contrato fijo–, lo que en el último año se tradujo en 4.179 millones de euros en salarios y cotizaciones sociales. El 76% son mujeres y la edad media es de 29,3 años, como refleja el Informe de gestión integrado de 2021. La retribución media global es de 23.701 euros brutos anuales, una referencia determinada por el hecho de que el 72% del plantel está fuera de España, en muchos casos en países donde los salarios convertidos a euros se traducen en remuneraciones más bajas.

Además de acabar de remendar los rotos que ha dejado el covid, una tarea que Isla no logró completar en 2021, entre los desafíos que afrontan Ortega y García Maceiras figura el futuro de las 84 tiendas que la guerra obligó a cerrar en Ucrania y las 502 clausuradas en Rusia en el marco de la respuesta global a la contienda.

Este último era hasta el momento el segundo mercado más importante para el grupo gallego tras España (1.267) por número de tiendas. Por ello el foco está puesto en crecer en Estados Unidos, donde la multinacional cuenta con 99 locales comerciales, todos de Zara, aunque el resto de enseñas venden online. De hecho, en 2021 el continente americano fue el único que ganó peso en el conjunto de las ventas, hasta representar el 17,5%. Han pasado 33 años desde que Amancio Ortega dio el salto al otro lado del Atlántico, con la apertura del primer Zara en Nueva York. Fue, de hecho, el segundo mercado extranjero de implantación tras la inauguración en Oporto un año antes.

Cada segundo, Inditex registra 196 visitas en sus webs y sus aplicaciones, y sus apps se han descargado en 146 millones de móviles

Otro de los desafíos será revalorizar la cotización bursátil. La mayor compañía del Ibex por capitalización cerró el pasado viernes con el título en 20,8 euros tras experimentar una caída próxima al 30% desde el 29 de noviembre, el día antes de que trascendiese que el relevo en la presidencia se aceleraría. Hoy, el mercado otorga un valor de 64.826 millones a Inditex.

Con una inversión en programas sociales que en 2021 se situó en 63,5 millones, ahondar en la sostenibilidad es otro de los retos. Además de, por ejemplo, cuadruplicar el uso de algodón orgánico, reciclado y del sistema better cotton, la compañía apuesta por la innovación con iniciativas como la que desarrolla con la startup LanzaTech, que ha desarrollado una tecnología de captura de dióxido de carbono que permite transformar emisiones de CO2 en etanol, que luego se usa para producir poliéster. Entre los objetivos a corto plazo, este año Inditex se ha propuesto utilizar solo energía renovable en sus instalaciones tras alcanzar el 91% en 2021.

La inversión en sostenibilidad y digitalización, que se plasma en avances como los probadores virtuales con tecnología 3D, rondará los 1.100 millones en 2022.

Un universo propio en expansión
Con un presupuesto de 238 millones y un plazo de ejecución de dos años, Inditex inició en enero las obras de un nuevo edificio de 170.000 metros cuadrados en su cuartel de Arteixo. Acogerá los equipos comerciales y de diseño de Zara mujer, hombre y niños y las tiendas piloto.

El Zara más grande del mundo abre el 8 de abril
En dos semanas abrirá sus puertas la nueva tienda de Inditex en la Plaza de España, en Madrid. Con 9.000 metros cuadrados, Zara ocupará 7.700 repartidos en cuatro plantas. Será el establecimiento más grande de la marca en el mundo. La enseña de moda juvenil Stradivarius tendrá otras dos. Dispondrá de la función Pay&Go, que permitirá pagar las prendas tan solo con escanearlas con el móvil.

700
Son los diseñadores del grupo.

1.790
Son los proveedores a los que recurrió Inditex en 2021. Cuentan con 8.756 fábricas y sostienen 3 millones de empleos en 44 mercados. El año pasado dejó de hacer pedidos a 16 empresas por incumplimientos del código de conducta del grupo, que vela por aspectos como el veto al trabajo forzoso.