Galicia, segunda comunidad con más caída de préstamos de hipotecas para comprar vivivenda

En el conjunto de España el descenso en 2023 fue del 17,8%, la mayor bajada desde 2013
Vivienda en venta. ARCHIVO
photo_camera Vivienda en venta. ARCHIVO

Los préstamos constituidos para adquirir vivienda retrocedieron en todas las comunidades autónomas en 2023, con los mayores descensos en La Rioja, donde se desplomaron un 36,1 %, Galicia, con una caída del 21,9 % y Baleares, donde bajaron un 20,9 %, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (Ine). 

Menos acentuada fue la caída en Canarias y Castilla-La Mancha (9,9 % en ambas comunidades), Navarra (12 %) y Andalucía (14,4 %). 

En Cantabria, las hipotecas se redujeron un 20,9 %, en Madrid un 20,5 %, en Murcia un 20,3 %, en Aragón un 19,5 %, en la Comunidad Valenciana un 19,4 %, en Cataluña un 19,2 %, en Extremadura un 19 %, en el País Vasco un 16,9 %, en Asturias un 16,3 %, en Castilla y León un 15,9 % y en Andalucía un 14,4 %. 

En diciembre, en cambio, se registró un incremento en tasa anual en dos comunidades: Madrid, donde repuntaron un 19,6 % y en Castilla y León, con un aumento del 1,2 %. 

Continuaron retrocediendo en el resto de comunidades, con una caída del 39,7 % en Murcia, del 34,5 % en La Rioja y el 33,4 % en Aragón.

Baja el número de hipotecas un 17,8 % 

El número de hipotecas sobre viviendas firmadas en España en el conjunto de 2023 fue de 381.560, un 17,8 % por debajo del año anterior y su mayor descenso desde 2013, según el INE.

El capital prestado para constituir esos préstamos ascendió a 54.209 millones de euros, lo que representa una disminución del 19,4 %, mientras que el importe medio de las hipotecas descendió un 2 %, hasta 142.074 euros. 

Durante el último mes del año se firmaron 24.927 préstamos para adquirir una vivienda, un 17 % menos que en diciembre de 2022, con un tipo de interés medio del 3,32 %, el más elevado del ejercicio, y un plazo medio de 24 años. 

El retroceso de 2023 acaba con un ciclo de dos años al alza: las hipotecas para viviendas habían crecido un 11 % en 2022 y un 23,8 % en 2021, tras una caída del 6,5 % durante 2020. 

El 45,8 % del total de las hipotecas se constituyó en diciembre a un tipo variable, con un tipo de interés medio al inicio del periodo de 3,07 %, y el 54,2 % a fijo, con un interés medio del 3,54 %. 

En el conjunto del año, el porcentaje de hipotecas sobre viviendas a tipo de interés fijo se situó en el 60 %, por debajo del 71 % que se registró en 2022 y el 63,1 % de 2021, pero por encima del 47,4 % de 2020.

 

Las hipotecas a tipo fijo dieron un salto en España a partir de 2016, según los datos del Ine. Ese tipo de préstamos representaba el 2,7 % del total en 2010 y el 7,4 % en 2015, pero pasó al 23,7 % en 2016 y ha continuado aumentando desde entonces todos los años, excepto en 2023.

El total de fincas hipotecadas durante el año pasado, incluyendo las fincas rústicas y las urbanas, se situó 497.224, un 18,3 % menos que el año anterior, con un importe medio de 165.639 euros y un capital prestado conjunto de 82.359 millones de euros. 

Cambios registrales

Las hipotecas con cambio en sus condiciones inscritas en los registros de le propiedad bajó un 5,1 % en diciembre en tasa anual. 

Las novaciones (modificaciones con la misma entidad financiera) se redujeron un 9,8 %, mientras que las subrogaciones al deudor (cambia el titular) aumentaron un 18 % y las subrogaciones al acreedor (cambio de entidad) un 18,1 %. 

Un 41,7 % de las 9.507 hipotecas con cambios en sus condiciones se debieron a modificaciones en los tipos de interés, según los datos del INE.