El Gobierno reforma la tarifa regulada de la luz para que resulte menos volátil

El precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC), que tiene contratado el 56% de los gallegos, se ligará a partir de enero al mercado de futuros y se reducirá el peso del ‘pool’ por su fluctuación diaria
Factura de la luz. BEATRIZ CÍSCAR
photo_camera Factura de la luz. BEATRIZ CÍSCAR

Reducir la volatilidad de la factura de la luz a la que se ven expuestos los cerca 9 millones de usuarios que tiene la tarifa regulada en todo el país es el objetivo que ha llevado al Gobierno a rediseñar el precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC). La esencia del cambio —que será de aplicación a partir del 1 de enero— será reducir la "elevada exposición" al mercado diario, una dependencia del ‘pool’ que ha llevado a que la escalada del gas que queman los ciclos combinados se traslade al recibo de los clientes del PVPC —el 35% de los puntos de suministro— con bruscas fluctuaciones horarias.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha sacado a información pública una propuesta de decreto en la que plantea incorporar a la fórmula de cálculo una cesta de precios a medio y largo plazo —con una referencia mensual, otra trimestral y otra anual— para evitar las fuertes oscilaciones. Eso sí, sin perder las referencias de precios a corto plazo con las que se "fomenta el ahorro y el consumo eficiente".

El Gobierno señala que el PVPC ha sido desde su creación en 2014 la tarifa "más competitiva del mercado"

El cambio se implementará de forma gradual entre 2023 y 2025, de tal forma que el próximo año el peso de los precios más estables que ofrecen los mercados a plazo del Mercado Ibérico de la Electricidad (Mibel) supondrá el 25%, para alcanzar el 55% dos años después. Entonces, la señal de precios diaria e intradiaria determinará el 45% restante, frente al 100% actual. Además, el proyecto de decreto —que admite alegaciones hasta el 7 de noviembre— faculta al ministerio para modificar el peso de los productos a plazo para incorporar una referencia al resultado de las subastas de energía inframarginal, gestionable y no emisora, en caso de que en estas pujas participen las comercializadoras del PVPC.

El Ejecutivo también aprovecha para cargar a la tarifa regulada la financiación del bono social destinado a los consumidores vulnerables, que desde abril costeaban distribuidoras, generadoras y comercializadoras de electricidad en función de su número de clientes. El propio decreto del 29 de marzo que recogió el Plan de respuesta a la guerra de Ucrania ya estableció que a los consumidores también les tocaría arrimar el hombro después de que las eléctricas acudiesen incluso al Supremo.  

El Gobierno admite que el PVPC, indexado a los precios diarios que marca el Mibel, ha sido desde su creación en 2014 "la tarifa más competitiva del mercado", disponible para hogares y negocios con una potencia contratada igual o inferior a los 10 kW.

 

El PVPC, solo para las microempresas

Entre los cambios que incluye el proyecto de decreto figura una limitación de los clientes que se podrán acoger a la tarifa regulada, que hasta ahora no discriminaba en función del tamaño de la empresa siempre que no se superasen los 10 kW de potencia contratada. El PVPC estará disponible para negocios con menos de 10 trabajadores y una facturación o un balance anual de no más de 2 millones. Al solicitar o renovar el contrato tocará presentar a la comercializadora una declaración responsable. La idea es que esta disposición entre en vigor en enero de 2024.

 

Domar la curva de precios

Si la reforma se hubiese aplicado este año, la variación de los precios diarios —esto es, entre el valor máximo y el mínimo horario— se habría reducido del 28% de media que está determinando el ‘pool’ al 17%.  

 

1,03 millones

Son los clientes del PVPC en Galicia. La tarifa regulada es la opción mayoritaria (55,7%) frente al mercado libre.