jueves. 26.05.2022 |
El tiempo
jueves. 26.05.2022
El tiempo

La Bolsa toca fondo al término de una semana negra

La bolsa española ha bajado hoy el 3,58 por ciento, la mayor caída del año y desde hace cinco meses y medio, perjudicada por la desaceleración de la economía china, el empeoramiento del mercado de deuda y la caída de las plazas internacionales.

Con la prima de riesgo en 424 puntos básicos, el principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, con todos sus valores en pérdidas, ha cedido 269,40 puntos, el 3,58 por ciento, hasta 7.250,60 puntos, con lo que continúa en niveles de marzo de 2009. En la peor semana desde la última de noviembre pasado, la bolsa española ha bajado el 5,35 por ciento, en tanto que las pérdidas anuales crecen hasta el 15,36 por ciento.

En Europa, con el euro en 1,308 dólares, Milán bajó el 3,43 por ciento; el índice Euro Stoxx, el 2,58 por ciento; París, el 2,47 por ciento; Fráncfort, el 2,36 por ciento, y Londres, el 1,03 por ciento. La bolsa española comenzó la sesión con pérdidas cercanas al 1 por ciento que le hacían perder la cota de 7.500 puntos y le aproximaban a la centena inferior.

UN CONTEXTO POCO FAVORECEDOR
La amenaza del Gobierno argentino de nacionalizar YPF, filial de Repsol, y su incidencia en otros valores, así como los resultados de Google o los datos del PIB chino del primer trimestre del año (creció el 8,1 por ciento, ocho décimas menos que en el período anterior y la cifra más baja desde mediados de 2010) arrastraban al mercado nacional.

Los datos del IPC alemán, que subía el 0,3 por ciento y se situaba en el 2,1 por ciento interanual en marzo, y del español, con un alza del 0,7 por ciento, hasta el 1,9 por ciento, no incidían en la evolución bursátil.

Los más de 316.000 millones de euros de peticiones de financiación de las entidades españolas al Banco Central Europeo (BCE) sumaron 316.343 millones de euros en marzo, cifra que representó un nuevo récord histórico y que casi duplica los 169.802 millones del mes anterior.

UNA PUBLICACIÓN POCO AFORTUNADA
La publicación del dinero que los bancos españoles pidieron en marzo al BCE, dispuesto a intervenir en el mercado de deuda, fue utilizada para castigar a la banca española, aunque contenía el resultado de la subasta extraordinaria celebrada el último día del pasado mes de febrero. La bolsa se acercaba a 7.300 puntos. Además se conocían datos negativos de marzo en el Reino Unido, como el aumento del 0,6 por ciento de los precios de producción, y en Italia, el descenso del 0,7 por ciento de la producción industrial.

Los resultados favorables de JP Morgan y Wells Fargo servían para aminorar las pérdidas, que volvían a crecer antes de la apertura de Wall Street y después de que se conocieran los datos del IPC -el general creció el 0,3 por ciento, hasta el 2,7 por ciento interanual, y el subyacente aumentó una décima menos, hasta el 2,3 por ciento-.

Poco después de la apertura a la baja de Wall Street, el mercado nacional rondaba el nivel de 7.300 puntos, que perdía después de que cayera la confianza de los consumidores estadounidenses en abril -paso de 76,2 a 75,7 puntos- e incrementara su caída el parqué neoyorquino.

También empeoraba la situación en el mercado de deuda (la rentabilidad se acercaba al 6 por ciento y la prima de riesgo avanzaba a 425 puntos básicos) y la bolsa española aumentaba sus pérdidas rápidamente y una hora antes del cierre se acercaba a 7.200 puntos con un descenso cercano al 4 por ciento, aunque al acabar la sesión reducía su caída.

LOS GRANDES VALORES ESPAÑOLES

Todos los grandes valores bajaron: BBVA, el 3,12 por ciento; Banco Santander, el 2,99 por ciento; Telefónica, el 2,97 por ciento; Iberdrola, el 2,82 por ciento, y Repsol, el 2,73 por ciento.

Abengoa encabezó las pérdidas del IBEX con una caída del 6,01 por ciento, mientras que Bankinter bajó el 5,89 por ciento y FCC, el 5,21 por ciento. Cayeron entre el 4 y el 5 por ciento Sacyr, OHL, ArcelorMittal, Ferrovial, y Mapfre. El menor retroceso correspondió a Gamesa, el 0,67 por ciento, seguida de Acerinox, que bajó el 0,79 por ciento, y de Amadeus, con un retroceso del 1,03 por ciento.

INFORME DE LA SEMANA

En cuanto a la evolución semanal de las compañías del IBEX, sólo subieron dos -Gamesa, el 0,49 por ciento, y Amadeus, el 0,29 por ciento- y bajaron treinta y cuatro. La mayor caída correspondió a FCC, el 10,42 por ciento, seguida de Abengoa, que bajó el 8,31 por ciento, y de ACS, que perdió el 8,2 por ciento. Banco Santander retrocedió el 6,42 por ciento; Iberdrola, el 5,98 por ciento; Telefónica, el 5,1 por ciento; BBVA, el 4,96 por ciento, y Repsol, el 2,94 por ciento.

La inmobiliaria Quabit volvió a comandar las pérdidas del mercado continuo con un descenso del 11,76 por ciento, mientras que Banco de Valencia, la primera de las veintidós compañías que consiguieron ganancias, avanzó el 32,26 por ciento, después de que se conocieran cambios en el capital de la entidad.

La rentabilidad de la deuda española a largo plazo subía dieciséis centésimas y ha cerrado en el 5,98 por ciento, mientras que el rendimiento de los títulos germanos bajaba seis centésimas y quedaba en el 1,728 por ciento. El efectivo negociado se ha situado en 2.970 millones de euros, de los que 600 fueron intermediados por inversores institucionales.

La Bolsa toca fondo al término de una semana negra
Comentarios