Meirama transformará purín en biometano en 2026

Naturgy, Reganosa y Repsol prevén iniciar las obras de su proyecto de economía circular a finales de 2023. Los fondos europeos serán claves.
González y Conde, este miércoles con representantes de Naturgy, Reganosa, Repsol y de la sociedad Impulsa. EP
photo_camera González y Conde, este miércoles con representantes de Naturgy, Reganosa, Repsol y de la sociedad Impulsa. EP

Enero de 2026 es la fecha que Naturgy, Reganosa y Repsol se han marcado para poner en funcionamiento su proyecto de transformación a gran escala de purines y otros residuos orgánicos y agroalimentarios en biometano, fertilizantes orgánicos y CO2 neutro de origen biológico. En su primera fase, la iniciativa implicará la construcción de una planta de gas renovable en Meirama —cuyas obras arrancarían a finales de 2023— y cinco estaciones de pretratamiento repartidas entre las provincias de A Coruña y Lugo.

Representantes de las tres energéticas informaron este miércoles en Santiago de los avances del proyecto al vicepresidente primero y conselleiro de Industria, Francisco Conde, y al titular de Medio Rural, José González. A la cita también acudió Enyd López, la directora general de Impulsa Galicia, la sociedad creada por Xunta, Abanca, Reganosa y Sogama para apoyar el desarrollo de proyectos tractores orientados a allanar la digitalización y la transformación verde del tejido productivo aprovechando el despliegue de los fondos Next Generation.

Precisamente, para arañar recursos comunitarios para un proyecto de economía circular que exigirá una inversión de 146 millones de euros, los promotores han tocado a la puerta de los ministerios para la Transición Ecológica, de Agricultura, Industria y Economía para explicar las bondades de su plan. Aclarar si podrán "incorporar estos fondos" y contar con un "marco regulatorio favorable" que permita desarrollar el producto" son aspectos claves para llegar a acuerdos de suministro con las explotaciones agrarias, como indicó Tomás Malango, el director de Combustibles Renovables y Economía Circular de Repsol. "Los ganaderos pueden estar seguros de que el proyecto no generará ningún impacto negativo para ellos, todo lo contrario. Generaremos más valor del mismo residuo", afirmó.

Seis millones de toneladas para cubrir un 7% de la demanda de gas natural

La idea es tratar hasta seis millones de toneladas de excedentes de residuos agroganaderos, con los que se podrá producir biometano suficiente para cubrir hasta el 7% de la demanda de gas natural de Galicia, un combustible que se inyectará a la red "sustituyendo" el carburante de origen fósil. "Conseguiremos aprovechar un recurso autóctono y reducir la dependencia energética", destacó Silvia Sanjoaquín, la directora de Nuevos Negocios de Naturgy, que explicó que los socios están ejecutando ensayos y estudios de campo.

Entre los aspectos a análisis figura el tipo de purines —bovino, porcino, avícola— que se podrán valorizar. "Iremos tocando los diferentes residuos en función de la posibilidad económica y de la viabilidad de los distintos proyectos", refirió Malango, que expresó la convicción de la energética de que "la valorización de residuos a través de su uso energético es un camino que tenemos que recorrer".

En un escenario en el que en España están operativas seis plantas que producen biometano a partir de residuos ganaderos, lodos de depuradoras o restos de vertederos, Sanjoaquín defiende que el proyecto será "único e innovador" por su circularidad y porque aspira a abarcar a toda Galicia en una segunda fase.

Un 'caballo ganador' para los fondos europeos

"É un exemplo claro da fortaleza da candidatura galega aos fondos Next Generation", destacó Francisco Conde. El vicepresidente económico concretó que la iniciativa también opta al Fondo de Transición Justa y avanzó que será declarado proyecto industrial estratégico para agilizar su tramitación.

El conselleiro de Medio Rural, José González, garantizó que solo se usarán excedentes y que los ganaderos tendrán purín suficiente para fertilizar sus predios. "É claramente elixible no que toca aos fondos europeos", dijo.

Se calcula que se dejarán de emitir 500.000 toneladas de CO2 al año con el proyecto, que tiene potencial para crear 2.000 empleos directos e indirectos.