viernes. 23.04.2021 |
El tiempo
viernes. 23.04.2021
El tiempo

El nuevo recibo de la luz se retrasa de nuevo y no entrará en vigor hasta junio

Bombilla. AEP
Bombilla. AEP
El sector eléctrico ya había en las últimas semanas advertido de esta situación

La nueva estructura del recibo de la luz, diseñada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y surgida del reparto de competencias entre el Gobierno y el regulador, no entrará en vigor hasta el próximo mes de junio.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha lanzado este jueves a consulta pública el proyecto de orden ministerial por la que se establecen los precios de los cargos del sistema eléctrico y de los pagos por capacidad, señalando que entrarán en vigor el próximo 1 de junio.

Así, la metodología de cálculo de electricidad entrará en vigor simultáneamente con la metodología de cálculo de los peajes de transporte y distribución aprobados por la CNMC, en ningún caso antes de esa fecha.

El año pasado, la CNMC ya decidió retrasar la entrada de los peajes de transporte y distribución de electricidad hasta el 1 de abril de 2021 debido al impacto derivado de la crisis sanitaria, que supuso un retraso en los trabajos que debían acometer las empresas distribuidoras y comercializadoras para adaptar los equipos de medida, los sistemas de facturación y los contratos a la estructura de la nueva metodología, aunque bien es verdad que la parte de los cargos no se había tampoco aprobado por el Gobierno.

Con el reparto de competencias entre el Gobierno y el 'superregulador' en enero de 2019, se sustituyeron los peajes de acceso del sector eléctrico por los peajes de redes, que se regularían por la CNMC, y los cargos, que se regularían por la Administración General del Estado.

METODOLOGÍA DEL CÁLCULO DE CARGOS, AL CONSEJO DE MINISTROS.

En este sentido, el gabinete dirigido por Teresa Ribera ha elaborado un Real Decreto por el que se establece la metodología de cálculo de los cargos del sistema eléctrico, que se remitirá a Consejo de Ministros en las próximas semanas para su aprobación.

Los cargos financian aquellos costes regulados del sistema eléctrico con la excepción de la retribución de las redes de transporte y distribución.

En el caso del sistema eléctrico español, los más relevantes son el coste del régimen especial de las energías renovables, de la cogeneración y de la generación con residuos (Recore), la cobertura del déficit de años anteriores y la compensación del 50% del sobrecoste de la generación en los territorios no peninsulares.

En concreto, el importe total de los cargos del sistema eléctrico asciende a unos 9.578 millones de euros, mientras que los ingresos destinados a compensar estos cargos ascienden a unos 2.956 millones de euros, fundamentalmente provenientes de las figuras impositivas de la Ley 15/2012, de 27 de diciembre, y de las subastas de derechos de emisión de CO2, lo que deja un importe de cargos a financiar por los consumidores en 2021 de 6.621 millones de euros.

La orden que se somete a audiencia establece los precios para el año 2021 de los diferentes segmentos tarifarios de los cargos del sistema eléctrico, los precios aplicables a los puntos de recarga de vehículos eléctricos de acceso público y los precios unitarios de aplicación a la financiación de los pagos por capacidad.

Esta orden se desarrolla en aplicación del proyecto de Real Decreto por el que se establece la metodología para calcular los cargos de la factura de electricidad.

En un comunicado, el Ministerio indicó que el objetivo de iniciar el trámite de audiencia de esta orden por la que se establecen los precios de los cargos para 2021 es "que los distintos agentes del sistema eléctrico conozcan con suficiente antelación los precios aplicables a partir del 1 de junio para poder anticiparse y adaptarse al cambio en la estructura de la facturación eléctrica".

El sector eléctrico ya había en las últimas semanas considerado que sería complicado que este nuevo modelo pudiera entrar en vigor en abril. De hecho, este miércoles, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, ya estimó que podría haber cierto retraso en su implementación y que estaría "más cerca del verano", ya que "se necesitan muchas cosas que cambiar".

El Ministerio para la Transición Ecológica indicó que con los precios de los cargos que se someten a este trámite de audiencia, "se asegura que los ingresos del sistema eléctrico en 2021 serán suficientes para cubrir el importe total de los costes regulados que financian los cargos en este ejercicio".

LA MISMA ESTRUCTURA TARIFARIA DE LA CNMC.

Con el objetivo de dotar de coherencia y simplicidad al sistema, el proyecto de Real Decreto escoge la misma estructura tarifaria que la fijada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en su metodología para el cálculo de los peajes de transporte y distribución de electricidad.

Así, la metodología que recoge el futuro Real Decreto establece que el cálculo de los cargos conste de una parte fija y una variable, que se determina en función de la energía consumida en su vivienda, empresa o industria.

Se estima que el efecto combinado de los nuevos cargos y peajes hará que la factura eléctrica tenga un mayor componente variable, es decir, que dependa más de la cantidad de energía consumida, lo que permitirá que las medidas de ahorro y eficiencia energética tengan un impacto positivo para los consumidores.

Los nuevos peajes y cargos también incentivan la instalación de sistemas de autoconsumo o el despliegue de infraestructuras de recarga rápida de vehículos eléctricos al favorecer la gestión de la demanda.

En concreto, en el caso de los consumidores con menos del 15 kW de potencia contratada -la mayoría de los usuarios domésticos y pymes-, el 75% de los cargos se calcularán en base a su consumo energético y el 25% restante será de término fijo, en función de su potencia contratada. Para el resto de los consumidores, el 40% de los cargos procederá del término fijo y el 60% tendrá origen en el término variable.

No obstante, con objeto de mantener el equilibrio con otras prioridades de política energética, se mantiene una parte fija de los cargos. De esta forma, permanece el incentivo para la electrificación de usos finales de energía, lo que fomenta, por ejemplo, el uso de bombas de calor, que podrían resultar más baratos y más limpias que otras opciones basadas en combustibles fósiles.

NUEVO FORMATO DE FACTURA.

Adicionalmente, también se somete a audiencia por el Ministerio, con los mismos plazos y las mismas vías de participación, la propuesta de resolución por la que se aprueba el nuevo formato de la factura eléctrica para los consumidores acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y el contenido mínimo de la factura de los consumidores con menos de 15 kW de potencia contratada.

Este nuevo formato es necesario para reflejar en la factura la división de los actuales peajes de acceso en los peajes de redes, que aprueba la CNMC, y los cargos, que aprueba el Gobierno, aprovechando la ocasión para reducir la extensión y complejidad de la misma.

El nuevo recibo de la luz se retrasa de nuevo y no entrará en vigor...
Comentarios
ç