¿Qué posibilidades diferentes tiene el consumidor actual para conseguir un préstamo?

El panorama financiero en España ha cambiado mucho desde inicios de siglo debido fundamentalmente a internet. Partíamos de una situación en la que prácticamente los tres únicos medios de financiación de un particular eran los bancos, los familiares y amigos y los prestamistas particulares, quienes siempre tenían un halo siniestro debido a la incertidumbre de sus métodos. 

Actualmente hay algunas opciones más, así que vamos a intentar resumirlas en este artículo.

Los bancos:
Siguen siendo la primera opción en la que piensa el consumidor. Por lo general están dispuestos a conceder financiación a consumidores que ya son clientes y no están en un registro de morosos. Si el consumidor no es cliente, es habitual que se solicite contratar algún producto además del préstamo y es poco probable que le concedan préstamos demasiado pequeños.

Familiares y amigos:
La principal diferencia respecto al pasado, es que actualmente es conveniente firmar un contrato de préstamo aunque sea a interés cero, porque hacienda está controlando más estas operaciones y de no poder justificarse que es un préstamo, podría reclamar el impuesto de donaciones. No es un gran problema, pues en internet se pueden encontrar plantillas gratuitas. En cuanto a cantidades, flexibilidad absoluta dependiendo de las posibilidades personales de cada prestamista.

Particulares:
Siguen existiendo y siguen siendo un misterio. Hay particulares con comportamientos ejemplares que prestan dinero y los hay que prácticamente caen en la extorsión. Si no se tiene referencias sobre la persona es poco recomendable y, por supuesto, siempre con un contrato de por medio. Suelen centrarse en pequeñas cantidades.

Empresas de préstamos online:
Hay muchísimas empresas que se dedican a préstamos de consumos Desde algunas especializadas en micropréstamos y préstamos con ASNEF como Matchbanker España hasta otras que conceden préstamos de cantidades bastante más altas. En su gran mayoría son empresas fiables y la competitividad es tal, que es difícil que una empresa dedicada a las estafas llegue a cruzarse en tu camino, pero siempre hay gente con mala suerte y se deben minimizar las posibilidades. Para facilitar las cosas, empresas como Matchbanker se dedican a la comparación de empresas de préstamos a nivel europeo y por supuesto solo eligen aquellas que son seguras. En este caso tienen versiones en danés, sueco, noruego, finés, polaco y español.

Crowdlending:
Es otra de las “novedades”. Se trata simplemente de la versión moderna de los préstamos entre particulares, pero se minimiza el contacto entre prestatario y prestamista, lo que siempre concede algo de seguridad a ambos. Además, se da la posibilidad a los prestamistas o inversores de comprar partes pequeñas de un préstamo, de modo que entre muchos financien un solo préstamo y su riesgo se pueda diversificar un poco prestando dinero a muchas más personas que si solo se pudiese acometer préstamos enteros.

¿Cuál es la mejor opción?

La mejor opción es la que te ofrece la cantidad que necesitas al menor interés posible, siempre y cuando se trate de un prestamista legal y de fiar. No hay mucha más vuelta de hoja. Por tanto, para tomar una buena decisión, bastaría con decidir primero la cantidad de dinero y el plazo en que se quiere devolver. A continuación habría que indagar por todas las opciones que hemos presentado aquí y ver dónde se puede conseguir en mejores condiciones.