Rato descubre a Buda

El exvicepresidente del Gobierno, agobiado por los casos de corrupción, busca la paz en un monasterio budista
Rato se inicia en el budismo
photo_camera Rato se inicia en el budismo

Fue vicepresidente del Gobierno, máximo responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI), presidente de Bankia... Rodrigo Rato lo tuvo todo y ahora vive en el abismo, acusado de once delitos de corrupción y de nueve delitos fiscales. Quizá por ello no es de extrañar que haya decidido a pasarse a la vida contemplativa. Al menos durante una semana y en Alicante.

Entre el 19 y el 25 de marzo, Rato acudió al centro budista de Pedreguer a un curso de meditación titulado 'El camino de Shamatha', donde aparece en imágenes publicadas por la revista Interviú. Lo impartió el gurú Alan Wallace, próximo al Dalái Lama. El curso costaba 395 euros. Rato acudió solo. Por tanto, desembolsó otros 348 euros en la habitación individual en la que descansó entre sesión y sesión de meditación.

El lama Rinchen Gyaltsen, responsable del centro budista de Pedreguer, declinó comentar si Rato fue un buen alumno. «Eso es información privada», indicó.La comida era vegetariana y las rutinas, monacales.

«Aquí, en este entorno tan tranquilo, tuvieron la oportunidad de desconectarse y encontrar la paz interna», asegura Gyaltsen.  En Pedreguer, en un centro budista situado en la exclusiva urbanización de La Sella (con vistas al litoral de Denia), el exdirector del FMI y exministro de Economía nos descubrió una faceta desconocida.