viernes. 15.11.2019 |
El tiempo
viernes. 15.11.2019
El tiempo

A la última sin reventar el armario

Sheila Moya y María José González, las fundadoras de Pislow. EP
Sheila Moya y María José González, las fundadoras de Pislow. EP

Una gallega y una catalana están detrás de Pislow, una startup enfocada al alquiler de moda. Cada mes envían cajas con dos prendas y un accesorio personalizados a clientas de todo el país

Crear una alternativa a la compra de moda más sostenible impulsando la reutilización de prendas a través de una fórmula que aúna el renting con la creación de estilos personalizados en línea con los gustos de cada clienta. Es la idea de negocio a la que María José González Antelo (A Coruña, 1979) y Sheila Moya (Igualada, 1982) dieron cuerpo en 2017 al crear la startup Pislow. "Ofrecemos una subscripción mensual de alquiler de ropa", explica la gallega —consejera delegada (CEO) de Pislow—, que hace unos años decidió dar "un cambio drástico" a su carrera profesional y emprender conjugando su pasión por las tendencias con la intención de "cambiar las reglas del sector desde la tecnología y la economía colaborativa". 

Licenciada en Matemáticas por la Universidade de Santiago y consultora internacional de IT en Accenture y Puig en Barcelona, sumó su talento al de Sheila (la directora de márketing), con una licenciatura en Administración y Dirección de Empresas y especializada en dirección creativa en moda y dirección comercial. El respaldo de la aceleradora de startups Conector supuso un empujón, pues por esta vía se sumaron al proyecto como socios la vicepresidenta de Tous, Rosa Tous; el conocido inversor en empresas emergentes y fundador del vivero, Carlos Blanco; Marc Ros, de Aftershare TV; David Tomás, de Cyberclick; Ester Palomar (CaixaBank) y Aniol Brosa (World Mastery). Además, Pislow colabora con Tous como marketplace, en lo que supone una apuesta de la firma catalana de joyería y complementos por un nuevo canal de distribución de sus productos. 

"En la última década, y especialmente con la aparición de la fast fashion, percibimos que existe una tendencia a la disminución del uso de la ropa antes de ser desechada u olvidada en el fondo del armario, es decir, recortamos su vida útil cuando podría estar prácticamente nueva", constata González. Actualmente, cada prenda se luce entre tres y seis veces, según la emprendedora, que sostiene que se recortaría "en un 44%" la huella ambiental doblando la utilización.

Además, en un país en el que un tercio de los españoles gasta entre 100 y 300 euros al mes en textil y accesorios —según un estudio de Privalia—, hay que tener en cuenta los problemas de almacenaje que surgen en los armarios. Convencida de que los consumidores "demandan cada vez modelos más circulares y sostenibles en el sector del retail", Pislow ofrece a las marcas su canal de alquiler de prendas "para que incorporen esta nueva economía a sus modelos de negocio".

A juzgar por las proyecciones de mercado, el negocio tiene recorrido. Y es que si los pronósticos se cumplen, llegado 2023 el renting de artículos de moda alcanzará una facturación anual de 1.500 millones de euros a nivel mundial. 

'FASHIONISTA', MAMÁ O CURVI. De momento, la startup ya tiene clientes en varias ciudades españolas y, por supuesto, en Galicia. En cuanto a los perfiles, González explica que atienden "desde fashionistas que quieren acceder a un armario infinito, hasta embarazadas y mujeres curvi, que buscan cambiar mes a mes su estilo gracias a la recomendación de nuestros estilistas". La empresaria señala que también han notado demanda por parte de los hombres de un servicio que les incluye la limpieza de la ropa y "la opción de poder acceder a prendas de calidad" a un coste bajo.

A la carta: Una ‘fashion box’ al mes por entre 39 y 109 euros
A través de su web, Pislow ofrece una subscripción para recibir cada mes una caja con dos prendas y un accesorio seleccionados por una estilista en base a los gustos indicados cubriendo un formulario.

Para afinar cada vez más, la firma también echa mano de algoritmos para acertar con las preferencias. La tarifa oscila entre 39 y 109 euros al mes en Aplicación de Pislow.EPfunción de la gama —estándar, premium o de lujo—, incluyendo envíos y devoluciones gratis, opción de compra, limpieza profesional y un cambio de talla. "Nuestras subscripciones no tienen permanencia, puedes darte de baja en cualquier momento", explica la CEO. 

14 usos
Es la vida media de cada prenda que Pislow incluye en su ‘fashion box’. Tras cada devolución, además de pasar por la tintorería, cada artículo se somete a un control para detectar desperfectos. Si una usuaria se enamora de una pieza, podrá comprarla a precio especial.

A la última sin reventar el armario
Comentarios