Los vehículos son cada vez más viejos en las carreteras gallegas

La fuerza del mercado de segunda mano sigue sumando años al parque móvil, que ya roza los 14 de media. Esta edad elevada está relacionada con una mayor siniestralidad y contaminación
El parque móvil gallego es el tercero más envejecido de toda España. AEP
photo_camera El parque móvil gallego es el tercero más envejecido de toda España. AEP

El parque móvil gallego es el tercero más anticuado de todo el territorio nacional —el quinto si se incluyen Ceuta y Melilla— y continúa envejeciendo ajeno a la revolución eléctrica que vive el sector. La pujanza del mercado de segunda mano frente al vehículo nuevo dispara la edad media de los turismos que circulan por las carreteras gallegas hasta los 13,9 años, que son unos tres meses más que hace un año.

columna

Son datos de Faconauto, la patronal de los concesionarios, y confirman la tendencia negativa que se venía arrastrando en los últimos años a nivel gallego y estatal, donde la media de edad de los coches está ya en 13,6 años. En una década, el parque móvil envejeció más de tres años, ya que en 2011 se situaba en 9,8.

Esta realidad automovilística tiene un impacto negativo en la economía, ya que implica un frenazo en las matriculaciones y, consecuentemente, también en la recaudación fiscal del Estado. Pero no solo eso, sino que una mayor edad media del parque móvil está directamente relacionada con una mayor contaminación y una mayor siniestralidad.

La razón de este envejecimiento, según los expertos, hay que buscarla en el mercado de segunda mano, cada vez más pujante. Solo en 2021, según datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove), creció un 4,7%. Eso se debe a múltiples factores: mayor rapidez en conseguir el coche ya que se evitan las esperas de meses que hay hoy en la fabricación; menos trámites burocráticos y más baratos; y ahorro en un momento en el que no acaba de despejarse cuál es la mejor opción de futuro: eléctrico, híbrido, gasolina, diésel...

Y toda esta realidad se produce a pesar de las ayudas e incentivos de las administraciones, mayoritariamente del Gobierno central, para la adquisición de coches nuevos más eficientes y ecológicos. Pese a ello, se espera que las matriculaciones nuevas bajen.

"La tormenta perfecta que está viviendo la automoción nos aboca a un nivel de matriculaciones alejado de lo que requiere nuestro país", apuntan en Faconauto. "Como vemos, esto ya tiene implicaciones negativas en la aportación a la recaudación de impuestos vinculados al automóvil o al imparable envejecimiento del parque", apunta el presidente de la patronal de los concesionarios, Gerardo Pérez.