Así fue la lucha de los bomberos de Valencia contra las llamas

El delegado del Sindicato Profesional de Bomberos y Policía en Valencia, Faustino Yanguas, declaró que el desarrollo del fuego fue "muy rápido" y "no ha sido normal"
Un bombero trata de apagar el edificio en llamas en Valencia. EUROPA PRESS
photo_camera Un bombero trata de apagar el edificio en llamas en Valencia. EUROPA PRESS

Los primeros bomberos que accedieron al edificio incendiado en Valencia este jueves 23 aguantaron todo el tiempo que pudieron para alertar a los vecinos que se encontraban en el inmueble cuando se desató el fuego, y tuvieron que recibir asistencia psicológica posterior.

Cinco de esos siete bomberos, que resultaron heridos y siguen ingresados en el hospital La Fe, arriesgaron al máximo hasta que se vieron rodeados de llamas, una situación extrema que llevó a uno de ellos a tirarse a una colchoneta dispuesta en el lugar, según han informado fuentes municipales.

Los bomberos lograron llegar hasta el piso doce del edificio de catorce alturas, que ha quedado totalmente calcinado por el incendio, donde han muerto diez personas y entre nueve y catorce no han podido ser localizadas por el momento.

Este viernes 23 las labores de extinción del incendio se centran en refrescar el inmueble, pero los servicios de emergencia todavía desconocen cuándo podrán acceder al interior y todo hace pensar que podrían tardar horas en entrar.


El edificio ardió durante varias horas a altas temperaturas, lo que provocó una intensa y densa humareda negra y la caída a la calzada de restos quemados del edificio.

En una de las aceras donde recae el edificio, que tiene 138 viviendas, oficinas y comercios, hay restos de árboles y cascotes.

Respecto a las personas desaparecidas, en un primer momento se informó de 19, si bien en un recuento posterior se bajó a entre nueve y catorce las personas que todavía no han podido ser localizadas, aunque la cifra puede ir variando, según indican fuentes municipales.

Los bomberos se vieron "desbordados"

Los bomberos que participaron en los rescates y la extinción del fuego se vieron "desbordados" por un fuego cuyo desarrollo fue "muy rápido" y "no ha sido normal".

Así lo ha señalado el cabo de bomberos y delegado del Sindicato Profesional de Bomberos y Policía en Valencia, Faustino Yanguas, que ha dicho que el viento y "el tipo de construcción" (si se confirma que había poliuretano) favorecieron la rápida propagación del fuego y dificultaron su extinción.


El bombero ha dicho desconocer si queda alguien dentro del edificio -a los bomberos los sacaron anoche para trabajar desde fuera- y están "a la espera de la valoración de los técnicos para ver si se puede acceder".

Ha explicado que el desarrollo del incendio fue "muy rápido. Cogió a los compañeros en las escaleras e intentaron acceder a los pisos de arriba, que es donde estaban pidiendo ayuda, pero es imposible por la temperatura que hay en la escalera y por el viento".

"La verdad es que lo han pasado mal, De hecho, ha habido siete compañeros atendidos. Estaban desbordados porque no se esperaban esta reacción del fuego", ha añadido.

Yanguas ha confirmado que "alguna vez" se han "enfrentado a un incendio con viento pero no de las características del desarrollo que ha tenido este edificio; no entra dentro de la normalidad". 

"Podemos encontrar un día de viento como este, que si te entra por fachada, rompe los cristales por fachada, el acceso por la puerta es más complicado, pero accedemos con los vehículos de altura", ha señalado.

Ha recordado que hubo un rescate con la escalera y otro que no se vio y que se pudo llegar hasta el piso 8 ó 9. "Mis compañeros subieron con escalera de ataque y de balcón a balcón, ponen un arnés y bajan. Hicimos rescates, pero a la parte de arriba no se pudo acceder por la temperatura. De hecho, ellos tienen que salir rompiendo una puerta y descolgándose y uno tuvo que lanzarse al colchón", ha detallado.


"La complicación llega también por la altura del edificio, pues los vehículos tienen un alcance limitado y no podemos acceder a los pisos superiores", ha indicado.

Sobre la posibilidad de un colapso del edificio, ha manifestado que "el tiempo que se produce la carga térmica hace que los materiales construidos puedan sufrir un colapso" y, aunque ha dicho desconocer "la resistencia" de este inmueble, ha asegurado que "hubo mucho tiempo y la temperatura fue muy elevada".

"Los técnicos ahora entrarán y valorarán si este edificio está para poder acceder", ha concluido.

Comentarios