Así será la nueva selectividad, en la que las faltas de ortografía bajarán un 10% la nota

La Abau incluirá a partir de 2025 opciones tipo test y permitirá elegir preguntas ► La Federación de Dislexia pide que ninguna comunidad tenga en cuenta los errores ortográficos para los alumnos con dificultades en el aprendizaje
Estudiantes esperan para comenzar un examen de la Abau. ÁLVARO BALLESTEROS (EUROPA PRESS)
photo_camera Estudiantes esperan para comenzar un examen de la Abau. ÁLVARO BALLESTEROS (EUROPA PRESS)

La nueva evaluación del bachillerato para el acceso a la universidad (Abau), que se empezará a aplicar desde el próximo curso, incluirá preguntas tipo test, las faltas de ortografía bajarán un 10% la nota en los exámenes y los alumnos podrán elegir entre distintas preguntas, aunque requerirán que hayan estudiado todo el temario. Así lo refleja el borrador del proyecto de real decreto de la nueva selectividad, elaborado por el Ministerio de Educación y el de Ciencia, Innovación y Universidades. 

¿Cómo será el nuevo examen?

El documento establece que los ejercicios estarán estructurados en diferentes apartados que, a su vez, podrán contener una o varias preguntas o tareas. Estas podrán requerir respuestas cerradas, semiconstruidas o abiertas, siempre que en cada uno de los ejercicios la puntuación asignada al total de preguntas o tareas de respuesta abierta y semiconstruida alcance como mínimo el 70%. 

En cada materia se hará entrega de un único modelo de ejercicio. Sin embargo, en algunos apartados se podrá incluir la posibilidad de elegir entre varias preguntas o tareas, siempre que esta elección no implique la disminución del número de competencias específicas objeto de evaluación. 

Faltas de ortografía

En aquellos ejercicios en los que las preguntas o tareas propuestas requieran la producción de textos por parte del alumnado, la valoración correspondiente a la coherencia, la cohesión, la corrección gramatical, léxica y ortográfica de los textos producidos, así como su presentación, no podrá ser inferior a un 10% de la calificación correspondiente a la pregunta o tarea.

Sin embargo, la propuesta de la nueva Ebau precisa que la aplicación de estos parámetros que bajan un 10% la nota por las faltas de ortografía y gramaticales "podrá flexibilizarse en el caso del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo". 

¿Cuántos ejercicios tendrá la selectividad?

La prueba de acceso a la universidad constará de cuatro o, en el caso de las comunidades autónomas con lengua cooficial, cinco ejercicios que versarán sobre las siguientes materias: Lengua Castellana y Literatura II y, si la hubiera, Lengua Cooficial y Literatura II; Historia o Filosofía, a elección del alumnado; Lengua Extranjera II; y la materia específica obligatoria. 

Los ejercicios de la nueva prueba tendrán un diseño competencial que "permitirá comprobar el grado de consecución de las competencias específicas de las materias"; y requerirán del alumnado "creatividad y capacidad de pensamiento crítico, reflexión y madurez" en la resolución por escrito de una serie de preguntas o tareas adecuadas a las competencias específicas evaluadas. Las preguntas o tareas se contextualizarán en entornos artísticos, científicos, humanísticos y tecnológicos y, preferentemente, en entornos próximos a la vida del alumnado. 

Una hora y media por ejercicio

Al igual que en el anterior modelo de Ebau, cada uno de los ejercicios tendrá una duración de 90 minutos y se establecerá un descanso entre pruebas consecutivas de, como mínimo, 30 minutos. No se computará como periodo de descanso el utilizado para ampliar el tiempo de realización de las pruebas del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo a los que se les haya prescrito dicha medida. 

"Tanto los elementos curriculares objeto de evaluación, como el número y el tipo de preguntas o tareas se adecuarán a la duración del ejercicio. A tal fin, se tendrá en cuenta que el alumnado necesitará dedicar un tiempo significativo tanto a la lectura y al análisis de la posible documentación aportada, como al diseño de la estrategia para la resolución de las preguntas o tareas planteadas", señala el documento. 

En el caso de que las preguntas o tareas lo requieran, para la realización de los ejercicios de las diferentes materias, el alumnado podrá hacer uso de documentos o herramientas auxiliares, como diccionarios, calculadoras, formularios o tablas. En todo caso, la norma matiza que el uso de este material estará condicionado a las características de cada materia y a los criterios de evaluación aplicables. A tal efecto, las comisiones organizadoras de la prueba establecerán los materiales de los que el alumnado podrá hacer uso y, en su caso, el material que en ningún caso podrá ser utilizado. 

Recelos de la Federación de Dislexia

La Federación Española de Dislexia (Fedis) ha reclamado que la nueva normativa de la Ebau recoja que las faltas de ortografía no penalicen al alumnado con dislexia y otras dificultades específicas de aprendizaje. 

Aunque el borrador del proyecto de real decreto recoge que los parámetros que reducen la nota del examen un 10% por faltas de ortografía o gramaticales "podrán flexibilizarse en el caso del alumnado con necesidad específica de apoyo educativo", Fedis pide que ninguna comunidad autónoma baje la nota del alumnado con dislexia por este motivo. 

La federación trabaja desde 2006 para que todas las comunidades autónomas cuenten con las adaptaciones de acceso y flexibilización de tiempos para garantizar que los aspirantes "estén en igualdad de condiciones y oportunidades en las pruebas de acceso a la universidad". 

La federación insiste al Gobierno que las adaptaciones "deben ser las mismas para todas las comunidades autónomas y deben estar consensuadas entre los ministerios implicados y los expertos en la materia, y no tomar las adaptaciones de Bachillerato como referencial tal como reza el borrador de la nueva normativa".

Comentarios