Detienen a otro cura en Málaga por acosar a la mujer con la que convivía y quebrantar una orden de alejamiento

El hombre, de 38 años, ya había sido investigado previamente por un delito de coacciones contra la denunciante

Iglesia en Canillas de Aceituno, en la que daba misa el cura. JORGE ZAPATA (EFE)
photo_camera Iglesia en Canillas de Aceituno, en la que daba misa el cura. JORGE ZAPATA (EFE)

Un sacerdote de un pueblo de Málaga fue detenido por la Guardia Civil tras haber quebrantado la orden de alejamiento que se le impuso por acosar a una mujer con la que convivía, según denunció en su día la propia víctima.

Según han confirmado fuentes próximas a la investigación, se trata de Roberto José B., párroco de origen venezolano que daba misa en los municipios malagueños de Canillas de Aceituno, Sedella y Salares, quien había sido investigado previamente por un delito de coacciones contra la denunciante.

Al ser contactado por Efe, el cura ha declinado hacer declaraciones y ha remitido a su abogado.

El letrado del acusado ha negado "en rotundo" los hechos que denuncia la mujer y ha reconocido que convivieron un tiempo en la casa parroquial junto a otros compatriotas, aunque no fueron pareja. "Está todo sub iudice y no vamos a decir nada. Se verá en el juicio si no se archiva antes", ha subrayado.

Denuncias "mutuas" por acoso

El sacerdote y la mujer "se denunciaron mutuamente por acoso", según ha informado este miércoles el Obispado. Por su parte, la Diócesis de Málaga ha precisado en un comunicado que aunque ambas partes se cruzaron denuncias, "solo le impusieron a él la orden de alejamiento".

El Obispado asegura que conocía las "desavenencias" entre el cura y la mujer, pero "no podía intervenir al tratarse de cuestiones personales entre dos mayores de edad". Además, ha afirmado desconocer la existencia de la orden de alejamiento y señala que ha contactado con el párroco y que éste "se encuentra de retiro unos días fuera de su pueblo".

Incidente con el coche en la autovía A-7

Fuentes de la investigación explican que la mujer dijo que convivía con este sacerdote extradiocesano –que reside y ejerce su ministerio fuera de la diócesis en la que está incardinado– y que, debido a sus desavenencias, decidió irse a Madrid.

Fue a partir de entonces cuando el cura la acosó supuestamente con llamadas de teléfono, mensajes y correos electrónicos para pedirle que volviera a Málaga.

La mujer denunció el acoso en una comisaría de Madrid de la Policía Nacional, unas diligencias que después amplió la Policía Judicial de Vélez-Málaga.

Las fuentes han explicado que la mujer también denunció, esta vez en Málaga, que en una ocasión, cuando conducía su vehículo por la autovía A-7, el sacerdote la rebasó a la altura del kilómetro 978 y se rio de ella. Después, se puso delante del coche de la mujer, redujo la velocidad y ella le adelantó. Pero él volvió a acelerar, se colocó delante de ellas y le dio las luces largas a menos de dos metros. Una actitud que mantuvo un tiempo.

Lo hizo, según las fuentes, cuando ya tenía una orden de alejamiento por el acoso previo. De hecho, tenía prohibido acercarse a menos de 300 metros del domicilio de la víctima o de cualquier otro lugar que ella frecuentara.

Fue en la primera semana de septiembre cuando la Guardia Civil le detuvo por quebrantar esa orden. Pudo volver a casa tras prestar declaración ante los agentes.

En Málaga desde 2018

Roberto José B. tiene 38 años y es de origen venezolano, al igual que la mujer supuestamente acosada. Fue ordenado sacerdote en 2015 y llegó a Málaga en 2018. Según fuentes cercanas a su entorno, el hombre solía convivir en la casa parroquial con otros compatriotas, entre ellos la chica denunciante.

El Obispado de Málaga estudia ahora qué medidas adoptar ante la detención de Roberto José B. por unas acusaciones que considera "graves", a la vez que ha dejado claro que se desvincula de "un litigio entre dos personas adultas".

"Nos hemos enterado de la gravedad del asunto por la denuncia", han señalado a Efe fuentes de la Diócesis, que han apuntado que el Obispado está analizando toda la información de que dispone del caso para tomar "las medidas oportunas" en relación al cura, así como para que los municipios en los que daba misa puedan tener cuanto antes un párroco sustituto.

Se trata del segundo cura detenido en Málaga en las últimas semanas: el otro caso fue el de Francisco J.C., de 33 años y natural de Vélez-Málaga, que está en prisión provisional después de ser arrestado el 11 de septiembre por presuntamente sedar y abusar sexualmente de varias mujeres, unos hechos que grabó y que descubrió su pareja sentimental en un ordenador del domicilio que ambos compartían en Melilla.