Detienen a una mujer por matar a su pareja en Villagarcía de la Vega

Vecinos de la localidad han explicado que la agresora y la víctima eran conocidos por sus habituales desavenencias
Un miembro de la Guardia Civil. DP
photo_camera Un miembro de la Guardia Civil. DP

Una mujer de 56 años ha sido detenida esta madrugada acusada de matar a su pareja, un hombre de 77, a quien supuestamente ha agredido con un arma blanca en el cuello en el interior de la vivienda que compartían en la localidad leonesa de Villagarcía de la Vega, en el municipio de San Cristóbal de la Polantera, según ha confirmado la Subdelegación del Gobierno.

El suceso de produjo poco después de la una de esta madrugada en la vivienda en la que residía la pareja, a las afueras de la citada localidad.

Hasta allí se desplazó una dotación de la Guardia Civil (COS) de León y Emergencias Sanitarias-Sacyl, que envió una Uvi móvil, tras ser requeridos por el 112 de Castilla y León.

En el lugar, el personal sanitario solo pudo confirmar el fallecimiento del hombre agredido y los agentes de la Guardia Civil detuvieron a la mujer.

Agentes de la Guardia Civil permanecen en la vivienda donde se han producido los hechos recabando pruebas antes de poner a disposición judicial a la detenida, que está acusada de un delito de homicidio doloso.

El alcalde de San Cristóbal de la Polantera, Francisco Ramos, ha explicado a los medios que la pareja no estaba casada y era muy conocida porque mantenía una relación "problemática".

Fuentes de la investigación han precisado a EFE que la pareja se había cruzado denuncias, por violencia de género en el caso de las interpuestas por la mujer contra su pareja y por violencia doméstica en lo que se refiere al fallecido.

Ahora deberá ser el juez, que ha decretado secreto de sumario, el que determine en qué situación se encontraban esas medidas impuestas por esas denuncias por si pudiera ser relevante para la instrucción del caso.

Por su parte, vecinos de la localidad han explicado a Efe que la pareja era muy conocida por sus habituales desavenencias si bien han precisado solían terminar en reencuentros.