Dolores Delgado renuncia como fiscal general del Estado

La sucederá en el cargo Álvaro García Ortiz, exfiscal de Medio Ambiente en Galicia
Dolores Delgado. ARCHIVO
photo_camera Dolores Delgado. ARCHIVO

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha presentado este martes su renuncia al cargo por motivos de salud. En un comunicado, la Fiscalía General del Estado explica que Delgado ha remitido una carta a la ministra de Justicia, Pilar Llop, para trasladarle su voluntad de apartarse de sus responsabilidades por motivos de salud, para que informe al Gobierno. Delgado llevaba en el cargo dos años y medio, en un mandato marcado por las críticas.

El pasado día 20 de abril Delgado, de 59 años, se sometió a una intervención de urgencia en la columna vertebral, que consistió en la eliminación de un quiste sinovial que comprimía el conducto de dos vértebras, así como la eliminación de una fractura de la faceta articular de la vértebra. Es "una columna muy afectada que obligará a nuevas intervenciones quirúrgicas", explica la Fiscalía.

García Ortiz, que ejerció en Galicia durante 18 años, fue el fiscal del caso Prestige

El comunicado destaca lo "difícil" de una decisión en la que Delgado ha tenido que conjugar "su inequívoca vocación de servicio público con un alto sentido del deber y responsabilidad, lo que le ha llevado a la convicción de que no se encuentra en las condiciones físicas exigidas para tan alta función".

Fiscal de carrera, aceptó el ofrecimiento de Pedro Sánchez para ser ministra de Justicia entre junio de 2018 y enero de 2020 y, tras numerosas polémicas, en febrero de ese año fue nombrada fiscal general del Estado. 

SUCESOR. Dolores Delgado ya tiene sustituto, el fiscal de sala y jefe de la Secretaría Técnica de la Fiscalía General del Estado (FGE), Álvaro García Ortiz. Natural de Salamanca, García Ortiz ha ejercido su profesión en Galicia durante 18 años, en donde ejerció como fiscal en el caso Prestige. Proviene de la Unión de Fiscales Progresistas, entidad que presidió entre 2013 y 2017.