El chófer de Guerrero: ''Zarrías llamó en varias ocasiones para incluír intrusos en las prejubilaciones''

Juan Francisco Trujillo, chófer del exdirector general de Trabajo de la Junta encarcelado por los ERE falsos, aseguró en su declaración judicial que el exconsejero de Presidencia Gaspar Zarrías "llamó en varias ocasiones" a su jefe para incluir a "intrusos" en las prejubilaciones.

La declaración de Trujillo como imputado ante la juez Mercedes Alaya fue realizada el pasado 22 de marzo pero se ha conocido hoy, cuando la magistrada ha levantado el secreto del sumario sobre la última fase de investigación de los ERE y ha entregado a las parte 51 tomos de actuaciones.

Trujillo también aseguró a la juez que cuando el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, era consejero de Hacienda se reunió con el exdirector general de Trabajo, Francisco Javier Guerrero, y con el secretario de Hacienda o de Economía "para desatascar el retraso que había en los pagos de subvenciones, pólizas y ayudas".

El imputado "tiene conocimiento de llamadas de Griñán al señor Guerrero por comentarios que éste le ha hecho, que llamaba para interesarse por el tema y Guerrero le decía que tenían que ampliar los fondos para acabar con el retraso importante que había en los pagos".

Respecto a Zarrías, hoy secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Trujillo aseguró que "tiene conocimiento de que llamó en varias ocasiones a Guerrero para incluir a personas en las prejubilaciones", pero a preguntas del fiscal no pudo precisar quiénes fueron esos "intrusos", ya que "eso fue un comentario que le hizo Guerrero pero no le dijo nada más".

En el texto de su declaración, a la que ha tenido acceso Efe, Trujillo también afirmó que Zarrías "hizo gestiones con Guerrero para que le dieran ayudas a una empresa azulejera" de Vilches, Jaén.

Además, Guerrero y Ramón Díaz Alcaraz, exparlamentario andaluz por el PSOE, "hicieron gestiones juntos para una empresa de SEAT", pues el chófer los llevó a la empresa, y luego su jefe "compró un SEAT o un Altea a muy buen precio" como regalo para su hermana.

Trujillo está imputado en los ERE por haber recibido tres subvenciones de 450.000 euros para otras tantas empresas ficticias y por una ayuda de 122.649 euros que recibió su madre, y en su comparecencia en 2012 declaró a la juez que llegó a gastarse 25.000 euros al mes procedentes de las ayudas en cocaína para sí mismo y su jefe.

En esta nueva declaración, a preguntas de Alaya sobre sus facturas por importe de 81.840 euros y 13.920 euros al Bufete Jurídico Villasís, cuyos abogados están imputados como mediadores en los ERE, el chófer declaró que "no niega que haya recibido ingresos pero no recuerda los importes ni la cantidad de facturas falsas que tuvo que emitir" al despacho para comprar cocaína para sí mismo o Guerrero.

El pago siempre lo hacía en efectivo a su suministrador, identificado como Goyo, pero en una ocasión Guerrero le llamó por teléfono y le indicó que debía ingresar 6.000 euros en una cuenta de este joven, manifestó.