Viernes. 24.05.2019 |
El tiempo
Viernes. 24.05.2019
El tiempo

La Familia Real publicará cada año la lista de los obsequios recibidos

Los Reyes, en un acto celebrado hace días (Maurizio Gambarini/EFE)
Los Reyes, en un acto celebrado hace días (Maurizio Gambarini/EFE)

Los trabajadores y altos cargos de la Casa del Rey habrán de actuar con austeridad, ejemplaridad y honradez y deberán abstenerse de intervenir en negocios financieros o jurídicos que supongan un conflicto de intereses con sus obligaciones, según el código de conducta interno promovido por don Felipe.

El código de conducta de la Casa del Rey, que entrará en vigor el próximo 1 de enero y ha sido presentado hoy a la prensa, establece que todo el personal que presta servicios en esta institución deberá desempeñar sus obligaciones "de manera ejemplar", una "ejemplaridad" que deberá practicar igualmente "en el cumplimiento de las obligaciones que, como ciudadano, le exigen las leyes".

Tanto la alta dirección como los trabajadores adscritos a las diversas áreas de trabajo estarán obligados a evitar conductas "que puedan afectar negativamente a la imagen y prestigio de la Casa" y a abstenerse en asuntos en los que tengan "un interés personal", así como también de "toda actividad privada que pueda suponer un riesgo de plantear conflictos de intereses con su puesto".

En relación con asuntos financieros, no podrán utilizar información en su propio beneficio "ni dar conocimiento a terceros antes de su difusión general" y tampoco aceptar o solicitar, en beneficio propio o de terceros, "retribuciones, gratificaciones o favores para promover, orientar o influir en cuestiones internas o externas de la Casa".

Según dispone esta regulación interna, el personal de la Casa del Rey deberá actuar con arreglo a los principios de "objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, confidencialidad, dedicación al servicio público, lealtad, ejemplaridad, austeridad, accesibilidad, eficacia, honradez, protección el entorno medioambiental y respeto a la igualdad".

En este sentido, evitará en el desempeño de sus tareas cualquier tipo de discriminación "por razón de nacimiento, origen racial o étnico, sexo, orientación sexual, religión o convicciones, opinión, discapacidad, edad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social". "Su actuación se fundamentará en consideraciones objetivas basadas en criterios profesionales y orientadas hacia la imparcialidad y la consecución de los objetivos de la Casa", al margen de cualquier otro factor que exprese posiciones personales, familiares o corporativas, continúa el articulado del código.

Ningún trabajador o alto cargo podrá prevalerse de su condición para "obtener alguna ventaja" o "aceptar trato de favor o situación que implique privilegio o ventaja injustificada", según establece esta norma, que prohíbe asimismo al personal recibir "cualquier regalo, favor o servicio en condiciones ventajosas que va más allá de los usos habituales, sociales y de cortesía".

Así, los miembros de la Familia Real no podrán aceptar regalos que, por su "alto valor económico, finalidad o interés comercial o publicitario", puedan "comprometer la dignidad" de sus funciones institucionales, ni "favores o servicios en condiciones ventajosas" ni tampoco préstamos sin interés o dinero.

También se obliga a los integrantes de la Familia Real bien a devolver el dinero que les sea entregado como obsequio o a donarlo, de forma anónima, a una entidad sin ánimo de lucro que persiga fines de interés general.

Estos novedosos preceptos, que por vez primera regulan un ámbito para el que la Casa Real carecía de normas de actuación, distingue entre regalos institucionales, que siempre pasarán a Patrimonio Nacional, y los de carácter personal, que podrán aceptarse "cuando no superen los usos sociales o de cortesía"; en caso de excederlos, irán a Patrimonio o a entidades sin ánimo de lucro.

De todas formas, fuentes de la Casa han precisado que no habrá un régimen sancionador para castigar eventuales incumplimientos del código y han explicado que, ante cualquier vulneración, se aplicará el sentido común para adoptar "medidas razonables y sensatas".

Otra importante novedad, según ha anunciado hoy la Casa del Rey, es que la institución publicará anualmente en su página web la relación de obsequios institucionales entregados el año anterior, con descripción de todos los obsequios reseñados, identificación del donante y de la entidad a la que se hayan destinado.

Estas normas afectarán a los máximos responsables de la Casa, a quienes ocupan puestos de dirección, a quienes prestan servicio en el Cuarto Militar y la Guardia Real, al personal laboral y a los funcionarios que trabajan para esta institución procedentes de órganos como la Administración del Estado, las Comunidades Autónomas, la Seguridad Social, el poder judicial o la carrera fiscal.

Según los últimos datos difundidos hace un año, a finales de 2013 trabajaban para la Casa del Rey 133 personas pertenecientes a la plantilla propia de la institución y 353 correspondientes a la plantilla de apoyo, que comprende a personal de distintos ministerios para labores como seguridad, administración y desplazamientos.

GARCÍA REVENGA, FUERA ANTES DE FIN DE AÑO
Además, hoy se conoce que Carlos García Revenga, que fue asesor y secretario de las infantas Elena y Cristina, dejará la Casa del Rey antes de que acabe el año, en cuanto concluya el trabajo pendiente de la Secretaría en la que ha pasado dos décadas al servicio de las hermanas de don Felipe.

Fuentes de la Casa Real han confirmado hoy la salida de García Revenga de la institución, en la que ha seguido trabajando desde que el pasado mes de junio doña Elena y doña Cristina dejaron de formar parte de la Familia Real, por la abdicación de Juan Carlos I y la proclamación como jefe del Estado de su hermano, Felipe VI.

Hace unos 20 años que se incorporó a la Casa del Rey, como asesor y secretario de las infantas, y aunque fue imputado por el juez que investiga el caso Nóos, como tesorero del instituto de este nombre, el pasado mes de junio José Castro archivó la causa que le afectaba.

Su salida de la Casa, en todo caso antes de final de año, obedece al hecho de que doña Elena y doña Cristina ya no forman parte de la Familia Real y por tanto no participan en actividades oficiales programadas por la institución.

Eso sí, el Rey puede encargar expresamente a doña Elena algún cometido, en cuyo caso sí se incorpora a la agenda oficial, como ha ocurrido hoy mismo, cuando ha participado, junto a los Reyes y doña Sofía, en la entrega de los Premios del Deporte del año 2013 celebrada en el Palacio de El Pardo.

La Familia Real publicará cada año la lista de los obsequios recibidos
Comentarios