El Congreso lleva gastados 2,59 millones de euros en viajes de diputados

Es la segunda vez que la Cámara publica estos datos, tras acordar hacerlos públicos a finales del año pasado

El Congreso ha gastado 1.184.786 euros en viajes de los diputados entre abril y junio de este año, 157.576 euros más que en el primer trimestre de 2015, lo que supone un gasto acumulado desde enero de 2,21 millones de euros, según la información del Portal de la Transparencia de la Cámara baja.

No obstante, la factura total por viajes asciende a los 2,59 millones de euros desde principios de año, ya que esta última cantidad incluye también los gastos de gestión, las cancelaciones y cambios, así como los billetes ya emitidos pero pendientes de utilización.

De esos 1,18 millones de euros netos en viajes de abril a junio, la inmensa mayoría, 1.081.704 euros corresponden a viajes "parlamentarios", es decir, los desplazamientos de ida y vuelta desde su lugar de residencia hasta Madrid pasa asistir a la actividad del Congreso.

El resto, 103.081 euros en tres meses, se agrupan en el apartado de actividad "política" y se trata de viajes de partido pero que abona el Congreso.

A diferencia del anterior trimestre, la Cámara no ha pagado en este segundo trimestre ningún desplazamiento por "viajes oficiales" de delegaciones de la Cámara.

El pasado 18 de noviembre, la mayoría de grupos parlamentarios llegaron a un acuerdo para que el Congreso publicara cada tres meses un informe global sobre los viajes de los diputados, ya fuera a su lugar de residencia, a actos políticos de partido, o en delegaciones oficiales, sin perjuicio de que cada grupo pudiera ampliar después esa información.

Después de un intenso debate quedó descartado que fuera la propia Cámara la que informara del gasto en viajes en el que incurre cada uno de los diputados, o a que fuera la que autorizara esos desplazamientos.

La decisión de publicar estos viajes se precipitó después de la polémica abierta por los desplazamientos a Canarias del expresidente extremeño José Antonio Monago durante su etapa como senador.

Se creó entonces cierta controversia por el hecho de que las Cortes pagaran los viajes que hacen los parlamentarios para asistir a actos de sus partidos.

Desde un primer momento, el presidente del Congreso, Jesús Posada, defendió que fuera la Cámara la que abonara esos desplazamientos, como parte esencial de su actividad política, y así ha seguido ocurriendo.

Comentarios