El jueves declarará el hombre fuerte de Ignacio González a petición propia

Edmundo Rodríguez Sobrino recurrió sin éxito su ingreso en prisión

Edmundo Rodríguez Sobrino, considerado el hombre fuerte en Latinoamérica del expresidente madrileño Ignacio González y que está en prisión desde el pasado 21 de abril por el caso Lezo, declarará el próximo jueves a petición propia ante el magistrado que investiga la causa. Rodríguez, que recurrió sin éxito su ingreso en prisión, ha pedido comparecer voluntariamente coincidiendo con el relevo al frente de la causa de Eloy Velasco, que ha sido sustituido por el magistrado Manuel García Castellón, nuevo titular del juzgado central de instrucción 6 de la Audiencia Nacional.

De esta manera, será trasladado al tribunal desde la cárcel para que comparezca ante el juez, como hizo el pasado jueves la exdirectora del Canal María Fernanda Richmond, en prisión bajo fianza de cuatro millones de euros y que pidió al juez poder defenderse "desde la libertad". El viernes, un día después de tomarle declaración, el magistrado rebajó la fianza de Richmond a 100.000 euros, que la imputada pagó ese mismo día y salió de prisión.

En un principio, el juez había fijado para este martes la declaración de Rodríguez pero su defensa pidió cambiarla por problemas de agenda de su nuevo abogado y este martes el magistrado le ha emplazado para el jueves, según han informado a Efe fuentes jurídicas. La Sala de lo Penal rechazó el pasado 8 de junio la excarcelación de Rodríguez por riesgo de fuga y de destrucción de pruebas, tras conocerse este lunes que ocultaba en un apartamento en Colombia 262.000 euros.

A Rodríguez se le imputan delitos de prevaricación, malversación de caudal público, corrupción en los negocios, negociaciones prohibidas a funcionarios, organización criminal y blanqueo de capitales por presunta corrupción en la gestión del Canal de Isabel II. La investigación sitúa al imputado, exconsejero de La Razón, como director de una operativa defraudadora mientras fue presidente de la sociedad colombiana Inassa, participada mayoritariamente por Canal Extensia, filial del Canal de Isabel II.

Supuestamente colaboró en la compra de la brasileña Emissao, sobrevalorando su precio "con el fin de desviar a fines privados los fondos públicos utilizados en un adquisición" por 20 millones de dólares, afirmó la sala que le negó la libertad. Eso le llevó a adoptar "conductas subrepticias que llevaron a colocar el importe de la compra, por valor de 31 millones de dólares en cuentas bancarias de Suiza y Brasil".

Además, se ha determinado "la existencia de un extenso patrimonio" a su nombre o al de su hija, tanto dentro como fuera de España (Reino Unido, República Dominicana y Colombia) y que supuestamente fue adquirido con los beneficios "de aquellos anómalos negocios".