El juez interroga como imputados a Correa y al exdirector de la RTVV

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que instruye el "caso Gürtel", toma esta semana declaración como imputados, entre otros, al considerado máximo responsable de la trama, Francisco Correa, y al exdirector general de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) Pedro García Gimeno.
 
Ambos serán interrogados en relación con la adjudicación de contratos del ente público valenciano a empresas de la trama Gürtel durante la visita del papa a Valencia en julio de 2006.
 
El primero en comparecer, hoy lunes, es Correa, que llegó en ambulancia a la sede del tribunal desde la prisión de Soto del Real después de que el magistrado haya rechazado que declare por videoconferencia o en los Juzgados de Colmenar Viejo debido a la claustrofobia que padece.
 
Ruz sí accedió, sin embargo, a que la conducción hasta la Audiencia Nacional no se realizase en un furgón policial y a que, una vez en su destino, el imputado no permaneciese en los calabozos.
 
El juez también interroga como imputados al presunto "número dos" de la trama, Pablo Crespo; al gestor de Orange Market, Álvaro Pérez, "el Bigotes"; y a Óscar Fragio Díaz.
 
La comparecencia del exdirector general de RTVV se producirá mañana, martes, fecha en la que también han sido citados como imputados Vicente Torró Casanova y Ana María Martínez Penades y como testigo Miguel Torroja Fungairiño.
 
Ruz acordó todas estas comparecencias a instancias de la Fiscalía Anticorrupción y mientras espera a que el Tribunal Supremo "dirima definitivamente" qué órgano judicial es competente para investigar los supuestos delitos de cohecho y prevaricación atribuidos a García Gimeno durante el V Encuentro Mundial de las Familias, celebrado entre el 7 y el 9 de julio de 2006.
 
Anticorrupción sostiene que los hechos consistirían básicamente en la "percepción reiterada de dádivas -en forma de prendas de vestir, vehículos y entrega de fondos en metálico- por parte de Pedro García procedentes del entorno de Francisco Correa" y vinculadas con la contratación irregular de RTVV con empresas de la trama Gürtel.
 
Los hechos se extienden al reparto de beneficios obtenidos de la adjudicación de la Radiotelevisión Valenciana a la constructora Teconsa de los trabajos para el suministro e instalación del equipamiento de sonorización durante la visita del papa.
 
Según el juez, a través de la subcontratación de servicios con Impacto Producciones, Apogee Telecomunicaciones y Sirius Show Equipment, así como de los gastos contabilizados para la ejecución del contrato y las facturas emitidas por Wild Electronics, Castaño Corporate y Free Consulting -un total de 1.242.690 euros-, Teconsa podría haber dejado de ingresar diversas cantidades a Hacienda.
 
Las cantidades presuntamente defraudadas al usar como pantalla esas empresas serían la cuota de IVA soportado de 198.830 euros y el Impuesto de Sociedades de 2006 por la deducción improcedente de las facturas emitidas por las anteriores mercantiles al no responder a la prestación de servicios reales, cifrado en 434.941 euros.
 
Los hechos que se les imputan a los citados podrían ser constitutivos de un delito continuado de cohecho, un delito continuado de prevaricación, un delito de malversación de caudales públicos, un delito de blanqueo y varios delitos contra la Hacienda Pública.