Los siete exetarras con delitos de sangre en las listas de Bildu renunciarán a sus cargos si son elegidos

Su presencia en las candidaturas del había generado una gran polémica en todo el país ► Uno de ellos es Juan Ramón Rojo González, quien participó en 1992 en el asesinato de un policía gallego

El secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. JESÚS DIGES (EFE)
photo_camera El secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. JESÚS DIGES (EFE)

Los siete candidatos de EH Bildu que fueron condenados por delitos se sangre renuncian a concurrir a las elecciones y no asumirán, en ningún caso, concejalías en los municipios tras los comicios del próximo 28 de mayo.

Se trata de José Antonio Torre Altonaga, Asier Uribarri Benito, Lander Maruri Basagoiti, Begoña Uzkudun Etxenagusia, Juan Ramón Rojo González –quien asesinó a un policía lucense en 1992–, Juan Carlos Arriaga Martínez y Agustín Muiños Díaz, que, en un texto publicado en Naiz, recogido por Europa Press, realizan este anuncio de renuncia a sus candidaturas.

En el escrito de estos siete expresos de Eta, anuncian su retirada, después de que la inclusión de sus nombres en las candidaturas de EH Bildu en sus respectivas localidades "ha levantado una gran polvareda política y mediática".

"Se ha citado a 44 candidatos, la mayoría de los cuales fueron condenados bajo la estrategia de todo es Eta que persiguió actividades estrictamente políticas y que condujo a la conculcación de derechos civiles y políticos de muchos ciudadanos y ciudadanas. Se haría flaco favor a los mínimos principios democráticos si se da por bueno que dichos derechos se puedan seguir pisoteando", afirman.

En todo caso, admiten que sus casos concretos "han sido más destacados" por los hechos por los que fueron condenados, por asesinatos. "No vamos a negar ahora nuestra militancia del pasado ni la responsabilidad que asumimos con ello", apuntan. Según indican, todo esto lo ocurrido les "obliga, por diferentes motivos", a retirar sus candidaturas "en la medida posible y a asegurar que, en ningún caso", tomarán el cargo de concejal.

Mensaje a las víctimas

"Con esta decisión nos queremos dirigir en primer lugar a las víctimas de Eta y, en general, a todas las personas que han sufrido en este conflicto, para mostrar así nuestro compromiso para que ni nuestras palabras ni nuestras acciones añadan jamás el más mínimo padecimiento al ya habido", aseveran.

También resaltan que, "desde el inicio", participan "en el cambio de estrategia de la izquierda abertzale producido hace ya más de una década", y que asumen "su apuesta inequívoca por vías exclusivamente políticas y democráticas".

"Un peligro para la democracia"

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, Covite, denunció el pasado 9 de mayo que 44 personas que integraban las listas de EH Bildu en el País Vasco y en Navarra a las elecciones autonómicas, municipales y forales del 28 de mayo estuvieron condenados en el pasado por pertenencia y colaboración con Eta, y siete de estas personas "incluso estuvieron condenadas por asesinato", en alusión a los exconvictos que ahora renuncian a concurrir a las elecciones.

Covite considera "especialmente grave y un peligro para la democracia" que personas "con un historial criminal y terrorista" opten ahora a cargo público, "sin que se tengan en cuenta sus antecedentes penales".

"Ninguna democracia digna, ningún Estado de Derecho consciente del significado de sus víctimas del terrorismo, permitiría que las puertas giratorias de los terroristas fuesen la política. Que estas personas puedan llegar a ocupar cargos públicos, como si no hubiesen supuesto una gravísima amenaza a la democracia en el pasado, es preocupante y decepcionante", afirma la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez.

El colectivo hizo un repaso al "historial criminal" de todos los integrantes de las listas de EH Bildu a las elecciones municipales, autonómicas y a Juntas Generales del próximo 28 de mayo, y encontró a siete personas que estuvieron condenadas por su participación en varios asesinatos de Eta.

Los siete condenados por asesinato

Se trata de Agustín Muiños Diaz, Tinín, número 6 en la lista a la alcaldía de Legutiano (Álava) y condenado en 1985 a 29 años de prisión por el asesinato en 1983 de José Antonio Julián Bayano; de Begoña Uzkudun Etxenagusia, número 3 en la lista para la alcaldía de Errezil (Guipúzcoa) y condenada en 1989 a 18 años de prisión por el asesinato de José Larrañaga Arenas en 1984; de Juan Ramón Rojo González, número 21 en la lista a la alcaldía de Irún (Guipúzcoa) y condenado en 1996 a 30 años por el asesinato de Francisco Gil Mendoza en 1991, además de participar junto a Juan Carlos Iglesias Chouzas –alias Gadafi–, en el asesinato del policía nacional lucense José Anseán, que tenía 38 años.

También Asier Uribarri Benito, número 4 en la lista para la alcaldía de Maruri-Jatabe (Vizcaya) y condenado en 2001 a 16 años de prisión por su participación como cómplice en el asesinato en 1997 del guardia civil José Manuel García Fernández; de José Antonio Torre Altonaga, Medius, segundo suplente de la lista a la alcaldía de Mungia (Vizcaya) y condenado en 1981 a 20 años por su colaboración en el asesinato en 1978 de Alberto Negro Viguera y Andrés Guerra Pereda.

Asimismo, apunta que también se encuentra Lander Maruri Basagoiti, suplente de la lista para la alcaldía de Zierbena (Vizcaya) y condenado en 2001 a 16 años de prisión por su complicidad en el asesinato en 1997 del guardia civil José Manuel García Hernández; y de Juan Carlos Arriaga Martínez, número 3 en la lista para la alcaldía de Berrioplano (Navarra) y condenado en 1989 a 29 años de prisión por el asesinato en 1984 de Jesús Alcocer Jiménez.

Covite señala la presencia en las listas de otros penados por vinculación con Eta, como Miren Agurtzane Iriondo en Llodio, Hasier Arraiz en Vitoria, Sara Majarenas en Astigarraga, Teresa Toda en Hernani, Iñaki Gonzalo Kitxu en Getxo, Urtza Alkorta en Ondarroa, o Juan Cruz Aldasoro en Navarra, entre otros.

"Algunos incluso van en las listas con su nombre y el apodo que tenían en Eta, como es el caso de Tinín y Medius", subrayan, para añadir que "dicen tener empatía y sentir el dolor de las víctimas, pero es mentira".

Comentarios