Hallan en un vertedero de Toledo el cuerpo del mayor de los dos primos desaparecidos en Madrid

El cadáver del menor, de 17 años, apareció sin aparentes signos de violencia el pasado día 15 de diciembre ►Los investigadores buscan en la misma zona al menor de 11 años, familiar del fallecido, cuyo rastro sigue perdido
Ángel Fernández Silva y Fernando Fernández García. SOS DESAPARECIDOS
photo_camera Ángel Fernández Silva y Fernando Fernández García. SOS DESAPARECIDOS

La Policía Nacional investiga cómo murió y llegó hasta Toledo el menor de 17 años desaparecido junto a su primo pequeño hace once días en Madrid, y cuyo cadáver se halló el pasado día 15 en el Ecoparque de la ciudad castellano-manchega.

El cuerpo, que se encontraba completo y sin aparentes signos de violencia –aunque con el deterioro propio del tratamiento de residuos–, no había sido identificado por la Policía hasta la mañana de este miércoles, cuando la huella dactilar ha relevado que se trataba de Fernando Fernández, han informado fuentes policiales.

Hasta el vertedero se han desplazado de forma inmediata los investigadores de la desaparición, de la Policía Judicial de Villa de Vallecas, así como agentes de Homicidios y Policía Científica de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, aunque será la de Toledo la que investigue las circunstancias de la muerte del joven.

Mientras tanto, los agentes continuarán buscando en el mismo Ecoparque a Ángel, el primo pequeño de 11 años, ya que estaban juntos cuando se les perdió la pista y conformaban un "binomio", por lo que podrían haber corrido la misma suerte.

Vista del vertedero de Toledo, donde fue hallado el cadáver del adolescente. ISMAEL HERRERO (EFE)
Vista del vertedero de Toledo, donde fue hallado el cadáver del adolescente. ISMAEL HERRERO (EFE)

Un posible chantaje por una deuda relacionada con drogas

Los investigadores manejaron desde el primer momento como principal hipótesis que se trataba de una desaparición voluntaria. De hecho, tenían constancia de que los dos primos habían abandonado la Comunidad de Madrid después de que se les perdiese la pista al salir del Hiper Usera ubicado en la calle General Ricardos de la capital.

Aunque en un principio los agentes del Grupo de Policía Judicial de la comisaría de Villa de Vallecas buscaron a los chicos en este distrito, Carabanchel, Usera y alrededores, las circunstancias se "complicaron" y se abrió una nueva vía de investigación que apunta a que podrían haber sido retenidos por unas personas que habrían chantajeado a su familia para conseguir un rescate por una deuda relacionada con las drogas, según fuentes policiales.

Además, los agentes han supervisado las cámaras del Hiper Usera y del Metro e investigan si tenían problemas con otros jóvenes, amigos o familiares.

Con los datos actuales, los investigadores creen que el mayor de los dos no falleció el mismo día de la desaparición, sino en fechas posteriores, han apuntado las mismas fuentes policiales.

Según los resultados preliminares de la autopsia, el cuerpo de Fernando no presentaba signos de violencia, aunque habrá que esperar a las conclusiones definitivas para conocer la circunstancias en las que murió.

"Sólo llevaban dos euros"

La Policía está siguiendo ahora el rastro de los restos entre los trabajadores del Ecoparque que encontraron su cuerpo el pasado día 15.

Allí se realiza el tratamiento de residuos de los municipios de Toledo gestionados por el Consorcio de Servicios Públicos Medioambientales, que presta servicio a 196 localidades de la provincia, que suman más de 600.000 habitantes.

La familia de los dos menores, que se concentró el pasado lunes en Carabanchel para reclamar su vuelta, ha explicado que ambos fueron al Hiper Usera en el que se les perdió la pista a comprar un bocadillo mientras el padre de uno de ellos estaba en una lavandería muy próxima: "Sólo llevaban dos euros".

A preguntas de los periodistas, que se han agolpado en la mañana de este miércoles bajo las viviendas de los familiares, han indicado que la Policía aún no les había comunicado que el cadáver hallado en el vertedero de Toledo era el de Fernando Fernández.