Junts pel Sí prevé cerrar el acuerdo con la CUP justo antes de las elecciones

El nombre de Artur Mas sigue siendo la única alternativa que ofrece JxS

Junts pel Sí (JxS) prevé cerrar la propuesta final de acuerdo con la CUP justo antes de las elecciones generales del 20 de diciembre, para que la izquierda anticapitalista pueda disponer de al menos una semana para debatirla con sus bases, antes de celebrar su asamblea el día 27 de este mes.

Así lo han explicado a Efe diversas fuentes conocedoras de las negociaciones, después de que en las últimas horas JxS y la CUP hayan acordado un nuevo método de discusión y un calendario más intenso de contactos para intentar superar los escollos de la negociación, entre ellos la concreción de un plan de choque social.

Hasta ahora, ambas formaciones habían negociado en varias mesas de trabajo, a diferentes niveles y con interlocutores diversos por ambas partes. Pero después de que se hayan producido algunos problemas de comunicación -incluso han aflorado sospechas dentro de la CUP por una supuesta ocultación de información por parte de determinados negociadores de la izquierda anticapitalista-, se ha decidido centralizar las discusiones en una comisión de trabajo con seis representantes por cada parte, que podrán variar según el tema que traten.

Mientras en las carpetas referidas al proceso constituyente de una "república catalana" y a una hoja de ruta legislativa para la "desconexión" de España el grado de entendimiento es ya muy elevado, y dejando de lado la cuestión de la investidura -el nombre de Artur Mas sigue siendo la única alternativa que ofrece JxS-, el grueso de las discusiones se centra ahora en concretar las medidas que debe incorporar el plan de choque social. Después de que JxS trasladara a la CUP un documento con 20 propuestas, entre ellas medidas contra la pobreza energética, a favor de la dación en pago, un salario mínimo de 1.000 euros o el fomento de cooperativas, ahora los esfuerzos se focalizan en concretar su alcance y aplicación.

Los departamentos de Economía y de Bienestar Social y Familia tienen el encargo de detallar el crédito y las partidas que conllevarían estas medidas, bien a través de una prórroga presupuestaria o, en otros casos de mayor volumen, mediante unos nuevos presupuestos de la Generalitat.

La CUP valora el documento como un paso adelante en la negociación, pero exige pasar de los enunciados a la concreción e incluir inequívocamente, por ejemplo, una moratoria en planes de privatización o en el desarrollo de proyectos como BCN World.