El Supremo revisa la condena a 32 años al asesino de Isaías Carrasco

La fiscal y la AVT piden 593 años para Arri por el atentado de Eta en Madrid

El acusado ha manifestado que en esas fechas estaba en México, aunque ha reconocido que hacía labores de "correo" para la banda ► Este miércoles el TS revisará la condena a 32 Aguinagalde por el asesinato del exconcejal socialista Isaías Carrasco
La AN juzga al etarra del comando Madrid Álvaro Juan Arri Pascual por el atentado de plaza Callao en 1995
photo_camera La AN juzga al etarra del comando Madrid Álvaro Juan Arri Pascual por el atentado de plaza Callao en 1995

La fiscal y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) han pedido este martes en el juicio 593 años de cárcel para el etarra Álvaro Juan Arri Pascual por el atentado cometido en 1995 en la plaza de Callao de Madrid, que se saldó con un policía municipal muerto y veintitrés heridos.

La Audiencia Nacional ha dejado visto este martes para sentencia el juicio por esta causa en el que el acusado ha hecho uso de su derecho a prestar una última declaración y ha manifestado que en la fecha del atentado él se encontraba en México, si bien ha reconocido que hacía labores de "correo" para la banda terrorista.

El acusado ha relatado que volvió de México en otoño de 1995 y se fue directamente a Francia. "Allí me comunican que me voy a integrar en el comando Madrid, digo que no y me dicen que antes tengo que hacer una labor de enlace", ha añadido.

La defensa de Arri Pascual ha solicitado su absolución al considerar que no está suficientemente probada su participación en este atentado, que fue cometido con un coche bomba colocado frente al centro comercial Fnac de Callao, en el que murió el policía Jesús Rebollo.

Durante la última sesión del juicio, que arrancó este lunes, varios agentes de las Fuerzas de Seguridad, que han comparecido como peritos, han avalado que Arri Pascual fue "uno de los integrantes más importantes del comando Madrid". Para llegar a esta conclusión los peritos se han basado, entre otras coincidencias, en que encontraron las huellas de Arri en uno de los domicilios que utilizaba la organización en la capital y han explicado que "un simple correo no puede estar en estos pisos". Además, han asegurado que también hallaron huellas suyas en seis disquetes que le fueron intervenidos en Loyat (Francia) cuando fue detenido, que contenía explicaciones y esquemas de artefactos.

La fiscal ha considerado probada la culpabilidad del acusado y ha estimado que su coartada de estar en México "decae" al no haber quedado acreditado que se encontrara en este país en el momento de los hechos. "Nadie le ha visto en el lugar de los hechos pero hay pruebas que acreditan su autoría", ha indicado el abogado de la acusación popular ejercida por la AVT, que ha seguido la misma línea de la fiscal.

Por su parte, la defensa de Arri Pascual ha pedido su absolución al considerar que encontrar las huellas en los disquetes y en el piso del comando Madrid "no tiene vinculación con el atentado" de la plaza de Callao y ha pedido al tribunal que valore que su defendido ha contestado a las preguntas de todas las partes, lo que demuestra que "no tiene nada que ocultar".

Arri Pascual ha asegurado que aunque el "correo" no tiene conocimiento de los pisos que utiliza la organización, su situación "era especial" porque la banda quería que se integrara en el comando Madrid.