La ley de prostitución del PSOE se abre camino gracias al PP

La iniciativa socialista para acabar con el proxenetismo se tramitará en el Congreso con el apoyo de los populares tras quebrar al bloque de la investidura y abrir también grietas en Unidas Podemos
La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, aplaude en la bancada socialista. EUROPA PRESS
photo_camera La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, aplaude en la bancada socialista. EUROPA PRESS

La proposición de ley para perseguir penalmente el proxenetismo y multar a quienes acuden a la prostitución, defendida por el PSOE, se tramitará en el Congreso con apoyo del PP, tras quebrar al bloque de la investidura y abrir también grietas en Podemos. 

Con 232 votos a favor, 38 en contra y 69 abstenciones, el pleno avaló la toma en consideración de una iniciativa que dividió a la Cámara entre quienes ven la prostitución como una violencia contra la mujer, opinión muy mayoritaria entre socialistas y populares, y quienes defienden la libertad sexual de quienes la ejercen. 

La prostitución enfrentó tradicionalmente al movimiento feminista y el PSOE, que ha hecho bandera de su abolición, decidió lanzar este órdago después de que varios de sus socios exigieran eliminar de la ley del solo sí es sí los artículos que penalizaban el proxenetismo y el alquiler de locales para la prostitución. 

La iniciativa que comienza ahora su andadura en el Congreso recupera ese objetivo y, en línea con el modelo sueco y francés, amplía su ámbito a los puteros, con multas e incluso penas de prisión si se trata de una menor de edad. 

Salvo del PP, la propuesta socialista ha recibido innumerables críticas, con varios argumentos comunes: reproches al camino elegido, mediante una proposición de ley fruto de una disputa previa con Podemos, y también al fondo del asunto, por optar por un enfoque "punitivista" que olvida las necesidades de las víctimas, en especial una reforma de la ley de extranjería que les dé papeles. 

Desde la tribuna del hemiciclo, Adriana Lastra recordó que, según Interior, en España hay 45.000 mujeres explotadas sexualmente, y llamó al consenso para acabar con la impunidad del proxenetismo: "En democracia las mujeres ni se compran ni se venden". 

"La explotación sexual, el comercio con el cuerpo de mujeres es el último residuo del sistema esclavista", dijo la dirigente socialista pidiendo no olvidar que la mayoría de víctimas de trata son mujeres explotadas sexualmente. 

El principal apoyo del grupo socialista llegó desde las filas del PP, cuya portavoz Marta González subrayó la voluntad de su partido de colaborar en una transformación social que comparó con el final de la esclavitud o la pena de muerte.

 "Ninguna mujer ejerce la prostitución de forma libre", defendió la diputada, quien recalcó el rechazo de su grupo a cualquier forma de violencia contra las mujeres, entre las que la prostitución es una "particularmente grave": "Quienes consumen son ellos y ellas las que son objeto, que no sujeto, de consumo". 

Unidas Podemos optó por el sí, aunque En Comú decidió votar no al considerar que la ley, con un enfoque paternalista, supondría un grave retroceso en los derechos de las mujeres, explicaban este martes fuentes de esta formación. 

Desde la tribuna, la diputada de Unidas Podemos Sofía Castañón expuso múltiples discrepancias y avanzó que enmendarán el texto para castigar el proxenetismo vinculado a la explotación, reformar la ley de extranjería y eliminar el artículo que multa a los puteros. 

Ante esta última reticencia, fuentes del grupo socialista reconocieron que su iniciativa es "de máximos" y se mostraron abiertas a estudiar todas las propuestas.

Los socios, entre el no y la abstención
El bloque de investidura se dividió entre la abstención (PNV y Bildu) y el no, una opción que encabezó ER C y a la que se sumó Cs y la CUP. Desde Esquerra denunciaron la "demagogia" del PSOE al presentar esta ley sin consultar a las mujeres que se prostituyen: "Están blanqueando sus sepulcros; son unos hipócritas". 
PNV ▶ Exigió una ley contra la trata y lamentó el "feminismo punitivista", mientras que Bildu reclamó un debate que distinga la trata de la prostitución ejercida libremente, la misma petición de Junts y el PDeCAT.
CUP ▶ Acusaron al PSOE de "legislar desde la moral" y también fue muy crítico el discurso de Cs, que apostó por regular la prostitución para garantizar derechos a aquellas personas que se prostituyen de forma libre.
Vox ▶ (Abstención). Para ellos, la prostitución "es un mal, no es moralmente buena ni para las personas que lo ejerce ni para los que lo consumen", pero critican que el PSOE se haya lanzado a prohibir sin ofrecer alternativas a las mujeres y sin reformar la lucha contra las mafias.

El PSOE rechaza la propuesta de Podemos de crear un impuesto para grandes fortunas

El Congreso tumba la propuesta de Podemos de crear un impuesto para las grandes fortunas, debatida este martes, al no contar con el apoyo del PSOE.

 El pleno del Congreso debatió la toma en consideración de la proposición de ley de Podemos, que no salió adelante por 277 votos en contra, 58 a favor y 4 abstenciones. 

Esta proposición de ley recoge la creación de un tributo para las grandes fortunas, de más de 10 millones de euros, con ocho tramos y tipos marginales de entre el 3,6% y el 5%, con el que la formación morada pretendía complementar el impuesto de patrimonio

Si hubiera salido adelante, el nuevo impuesto habría tenido recaudación estatal para evitar que las comunidades pudieran bonificarlo, como ocurre con el impuesto de patrimonio, que grava las fortunas de más de un millón de euros. El PSOE ya había avanzado su voto en contra.