De mendiga a millonaria

Una mujer que pide limosna en Alicante acierta la Bonoloto con una apuesta de un euro: "Esos números que salieron son los míos"
A la izquierda, el estanco donde la mujer selló el boleto, y a la derecha, el banco en el que pedía limosna. GOOGLE STREET VIEW
photo_camera A la izquierda, el estanco donde la mujer selló el boleto, y a la derecha, el banco en el que pedía limosna. GOOGLE STREET VIEW

No se esperaban las loteras del estanco de la calle Orihuela de Alicante que fueran a dar el mayor premio de su historia a la mendiga que pide dinero en la puerta del banco de enfrente. "Llegó aquí y dijo: esos números que vi en la tele son los míos", relataron las propietarias a Antena 3. Y tal cual, la mendiga, con una apuesta de un euro, se llevó la friolera de 1.271.491 euros.

Como si de un cuento de hadas se tratase, esta mendiga alicantina no solo vio cómo sus problemas económicos se solucionaban de golpe, sino que además era, de repente, millonaria.

Tal y como recoge el diario madrileño ABC, el lunes 1 de agosto se dio un premio de 1.271.491 euros de la Bonoloto, correspondiente al bote acumulado hasta entonces.

El boleto fue validado en el Estanco 54, en la avenida de Orihuela de Alicante. Alertados de que habían dado el millonario premio, los responsables del estanco se pasaron la mañana aguardando a que apareciera el afortunado ganador.

A mediodía descubrieron la verdad: le había tocado a una mujer de etnia gitana, muy conocida en el barrio y querida en el barrio, que solía pedir limosna en las cercanías, en concreto en una sucursal de La Caixa situada justo enfrente del estanco, y que cada día echaba en la administración la Bonoloto y cuando correspondía, la Primitiva.

"Cuando vino el martes, como todos los días, a jugar la apuesta mínima, de un euro, y nos dijo que creía que le había tocado el lunes, lo tomamos a broma, como tantas veces, además, como había estado pidiendo y traía bolsas con alimentos donados, parecía cachondeo", dijo a ABC Eugenio, unos de los responsables de la administración.

La mujer siguió ejerciendo la mendicidad por no estar segura de si le había tocado o no

Y SIGUIÓ EN LA CALLE. Precisamente por no estar segura de si le había tocado o no, la mujer siguió, como cada mañana, ejerciendo la mendicidad pese a que en ese momento poseía un boleto de cerca de 1,3 millones de euros.

"¡Me habéis solucionado la vida!", dijo la ganadora, tal y como relata El Periódico. La mujer, según ABC, tenía varias deudas con tributos municipales y con Hacienda.

"Todo el mundo la conoce, se pone en su puesto laboral desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde y, al terminar, viene a por su Bonoloto y la Primitiva, y solo la puede atender mi mujer, no quiere que nos ocupemos ni mi hija, ni nuestra empleada ni yo", dice Eugenio a ABC.

Son Mariángeles, su mujer, y Desirée Agorreta, su hija, la quinta y sexta generación de la familia que lleva el estanco, quienes aseguran que nunca habían dado un premio tan grande: "Habíamos dado premios de 36.000 euros, pero nunca algo tan gordo. Siempre decíamos que teníamos que dar un premio, pero nunca te lo esperas. Estábamos en casa y nos llamaron a las 22.40 horas para decirnos que habíamos vendido el primer premio de la Bonoloto y de la emoción casi me caigo por el pasillo".

También varios vecinos de la zona comentado que vieron a la acertante, a la que conocían por pedir en la calle, celebrar que le había tocado la Bonoloto. "Es un barrio de Alicante que no se suele nombrar tanto, estamos muy contentos por el premio", ha apuntado Torregrosa.