viernes. 22.11.2019 |
El tiempo
viernes. 22.11.2019
El tiempo

Millo acusa a Puigdemont de alentar a las "murallas" violentas el 1-O

El exdelegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, llega al Tribunal Supremo. FERNANDO ALVARADO (EFE)
El exdelegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, llega al Tribunal Supremo. FERNANDO ALVARADO (EFE)

El exdelegado del Gobierno en Cataluña denunció que se ejerció "la violencia contra agentes de manera clara, en un choque evidente"

El ex delegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo ha acusado al expresidente Carles Puigdemont de alentar el 1-O las concentraciones en puntos de votación para impedir que la policía requisara urnas, ante lo que se constituyeron "murallas de personas" que se enfrentaron violentamente con los agentes.

Millo, que testifica este martes en el Supremo en el juicio a la cúpula del "procés", ha denunciado que el 1-O se formaron "masas, murallas de personas, dispuestas a enfrentarse, a oponerse, en algunos casos violentamente," a la policía judicial que cumplía con el mandato de impedir el referéndum: "Vimos ejercer la violencia contra agentes de manera clara, en un choque evidente".

Cuando a primera hora de la mañana del 1-O Millo constató que había numerosas personas apostadas en el interior de los puntos de votación, compareció públicamente hacia las 9.00 horas para advertir de que no se estaba permitiendo cumplir el mandato judicial para requisar material electoral, y solicitó colaboración ciudadana para que no se entorpeciera la labor de los cuerpos de seguridad. Sin embargo, después de que hubiese "enfrentamientos" y "choques" entre los concentrados con la Policía Nacional y la Guardia Civil, Millo compareció de nuevo, pasado el mediodía, para expresar su disconformidad con lo ocurrido y pedir a Puigdemont que desconvocara el referéndum "para evitar males mayores y que la cosa no se complicara más".

Ante ello, Puigdemont respondió con una comparecencia en la que no solo no atendió a su requerimiento para desconvocar el referéndum sino que "continuaba animando a todo el mundo" a que fuera a votar y, lo que le pareció aún "más irresponsable", aplaudió la actuación de las personas "que estaban defendiendo las urnas y los colegios", con un llamamiento implícito para seguir con su defensa, "como si alguien estuviera atacando".

"Fue una declaración institucional muy desafortunada porque se incrementó el número de personas concentradas en los mal llamados colegios electorales, para formar masas, murallas de personas, dispuestas a enfrentarse, oponerse, en algunos casos violentamente a la policía judicial", ha denunciado.

Millo ha cerrado filas con la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil el 1-O y ha señalado que en días posteriores les visitó para conocer de primera mano cómo habían vivido aquella jornada, ante lo que oyó "testimonios estremecedores" ya que tuvieron que afrontar una situación "difícil y compleja", cumpliendo con su deber de manera "ejemplar". "No era nada fácil, pude ver dedos rotos, alguna fractura de piernas, un chaleco antibalas rajado de extremo a extremo, y esto con una uña no se puede hacer, hay que utilizar un objeto punzante", ha detallado Millo.

Un agente también le contó que había caído en la "trampa del Fairy: verter detergente en la entrada de un colegio para que cuando los policías entraran, resbalaran, cayeran y luego les patearan en la cabeza". Ahí, el presidente del tribunal, Manuel Marchena, ha tenido que parar al testigo ante el murmullo en la sala: "Forma parte de la normalidad más absoluta que la declaración del testigo pueda no gustar... pero lo que yo les pido por favor a todos los que están este martes en esta sala es que eviten las muestras de aprobación y desaprobación".

Según Millo, los agentes también relataron que algunos de los concentrados para entorpecer la labor policial emplearon "artes marciales" para golpearles, también en la nunca. Por el contrario, ha negado que días después al 1-O pidiese disculpas en una entrevista por la actuación policial: "Nada más lejos de mi voluntad".

A su juicio, se desnaturalizó su mensaje, con el que realmente se disculpaba ante los ciudadanos que participaron el 1-O "engañados por su gobierno" y se encontraron "una situación totalmente desagradable", algo que debía haber hecho Puigdemont, el "único responsable" de todo aquello.

Millo acusa a Puigdemont de alentar a las "murallas" violentas el 1-O
Comentarios