sábado. 06.06.2020 |
El tiempo
sábado. 06.06.2020
El tiempo

El Mobile sostiene que anuló el congreso por "fuerza mayor"

Interior del pabellón del Mobile World Congress durante el desmantelamiento de los stands. EUROPA PRESS
Interior del pabellón del Mobile World Congress durante el desmantelamiento de los stands. EUROPA PRESS
"Hubiéramos tenido a millares de personas reunidas en Barcelona", apuntó la organización, que optó por "evitar" el "riesgo" ante la epidemia del coronavirus

La organización del Congreso Mundial de Móviles (MWC) de Barcelona, GSMA, ha alegado "fuerza mayor" para cancelar el evento, al atribuirlo al coronavirus, lo que le exoneraría de responsabilidades económicas por suspender una feria que se esperaba que generara un impacto cercano a los 500 millones de euros.

Mientras, el Gobierno, en un comunicado, ha lamentado la cancelación del MWC y ha subrayado que esta decisión "no obedece a razones de salud pública" porque España cuenta con un sistema sanitario que ofrece "plenas garantías" en momentos como el de la epidemia del coronavirus.

Un día después de que la organización decidiera suspender el congreso, la lupa está puesta en las repercusiones económicas que tendrá la anulación, teniendo en cuenta que se esperaban unos ingresos en Barcelona cercanos a los 500 millones de euros, y más de 14.000 empleos.

Otra de las incógnitas es la de quién tendrá que sufragar las indemnizaciones por esta cancelación.

Para el consejero delegado de la patronal organizadora, John Hoffman, es una "situación de fuerza mayor y ha afirmado: "No vamos a hacer especulaciones, veremos lo que especifican los contratos. Se analizarán los términos de cada uno. Hemos tomado esta decisión por una epidemia".

Hoffman y el director general de GSMA, Mats Granryd, han comparecido este jueves y han hecho frente común con representantes de las administraciones públicas y Fira de Barcelona para dar explicaciones por la cancelación del Mobile y trabajar para próximas ediciones. 

Tras asegurar que no tenían otra opción, los directivos de la GSMA han señalado que los contratos de la patronal con sus clientes incluyen cláusulas de fuerza mayor y se han mostrado convencidos de que estas son aplicables a lo ocurrido estos días.

Han restado importancia al hecho de que no exista una declaración de emergencia sanitaria que afecte a España y a Barcelona.

Granryd, que ha participado por primera vez en una rueda de prensa en Barcelona, ha alegado que tienen "muchas declaraciones de centros de prevención europeos de control de enfermedades que dicen que es importante limitar o reducir las reuniones con tantos participantes".

"No se trata de nada en contra de Barcelona o España. Se trata de la explosión de una enfermedad. La gente está falleciendo globalmente. Hubiéramos tenido a millares de personas reunidas en Barcelona y es el riesgo que queríamos evitar", ha apuntado.

Respecto al coste que tendrá para GSMA la cancelación, los directivos han asegurado que aún no se ha analizado, para subrayar que GSMA es una asociación sin ánimo de lucro y que se ha cancelado el evento basándose en "una decisión no financiera", sino "de bienestar y salud".

Fuentes del sector han apuntado que, a partir de esta semana, empezará un proceso, que puede ser muy largo, de estudio de cada uno de los contratos vinculados con el Mobile y que podría llegar a enfrentar a la misma GSMA con los socios que han visto cómo se cancelaba el evento sin que ellos lo desearan.

Se da por hecho que las firmas tecnológicas que optaron por no acudir a Barcelona cuando aún se mantenía el MWC asumirán las responsabilidades económicas que se hayan generado. 

Al margen de si GSMA tendrá que asumir algún pago, ya han llegado los primeros cálculos sobre los efectos económicos de la no celebración del congreso de móviles.

Los comercios de la capital catalana, consideran que dejarán de ingresar hasta 50 millones de euros, según estimaciones del presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené; mientras que la Cámara de Comercio de la Ciudad Condal estima que el impacto será de unos 60 millones en el recinto de Fira. 

El sector de vehículos de alquiler con conductor (VTC) dejará de ingresar unos 12 millones de euros, mientras que los taxistas calculan que verán reducidos sus ingresos entre un 20 y un 30 %. 

Mientras que la Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur) había lanzando unas previsiones de unos 14 millones de euros.

Desde el Gobierno central, la Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha reconocido que le "preocupa mucho" el impacto que pueda tener la cancelación del MWC en las cifras de desempleo de este mes de febrero.

El Mobile sostiene que anuló el congreso por "fuerza mayor"
Comentarios