Un multitudinaria marea humana inunda las calles de Madrid en favor de la sanidad pública

Al grito de "sanidad pública", "Ayuso, dimisión" o "menos discursos y más recursos", decenas de miles de manifestantes enarbolaron pañuelos blancos, entre los que sobresalía un gran muñeco llamado 'La Pinocha', que reproduce la imagen de la presidenta madrileña​
Imagen de la manifestación celebrada en Madrid en defensa de la sanidad pública. SERGIO PÉREZ (EFE) (4)
photo_camera Imagen de la manifestación celebrada en Madrid en defensa de la sanidad pública. SERGIO PÉREZ (EFE)

Decenas de miles de personas se han manifestado este domingo en Madrid para defender la sanidad pública y contra "la destrucción" de la atención primaria que, sostienen, promueve el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso.

"Madrid se levanta por su sanidad pública. Contra la destrucción de la atención primaria" era el lema de la marcha que ha congregado a unas 200.000 personas, según la Delegación del Gobierno, cifra que los convocantes elevan a 670.000, aunque en un cálculo inicial indicaron que eran unas 300.000.

Cuatro multitudinarias columnas han partido desde los cuatro puntos cardinales –Nuevos Ministerios, Atocha, Ópera y Hospital de La Princesa– para confluir en la plaza de Cibeles, en una protesta con marcado carácter ciudadano convocada por "vecinas y vecinos de los barrios y pueblos de Madrid".

Al grito de "sanidad pública", "Ayuso, dimisión" o "menos discursos y más recursos", los manifestantes han enarbolado pañuelos blancos, entre los que sobresalía un gran muñeco llamado La Pinocha, que reproduce la imagen de la presidenta madrileña.

Los manifestantes pasearon un ninot de Ayuso de más de dos metros. CHEMA MOYA (EFE)
Los manifestantes pasearon un ninot de Ayuso de más de dos metros. CHEMA MOYA (EFE)

Los manifestantes, que acusan al Gobierno de Ayuso (PP) de destruir la atención primaria, han protestado contra la precariedad laboral de algunos profesionales sanitarios, los largos tiempos de espera para la atención primaria y las especialidades.

Una vez en la plaza de Cibeles, antes de leer un manifiesto, guardaron un minuto de silencio por los fallecidos en las residencias de ancianos durante la pandemia. "No son muertes, son asesinatos", han denunciado y han pedido extender las protestas a todo el territorio nacional en defensa del sistema sanitario público.

Imagen de la manifestación celebrada en Madrid en defensa de la sanidad pública. SERGIO PÉREZ (EFE)
SERGIO PÉREZ (EFE)

Muchas familias con hijos pequeños han participado en la marcha, animada por batucadas, que había sido convocada inicialmente por la Red de Solidaridad Popular de Latina Carabanchel, a la que se han sumado la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), sindicatos y partidos políticos, entre otros colectivos,

Uno de los puntos de partida ha sido el Hospital de la Princesa, donde el personal sanitario de guardia, asomado a las ventanas, ha respondido con aplausos y puños en alto a la ovación que les dedicaron los manifestantes al inicio de la marcha.

Miles de médicos han participado también en la manifestación para advertir de que necesitan más recursos y personal para ejercer su labor, en una situación que consideran "límite" y llevan "muchos años" soportando "mucha presión", relataron algunos a Efe.

"Hemos pasado de ser Premio Princesa de Asturias a ser considerados como unos vagos", aseguraba con indignación María Teresa Hernández, médico de familia desde hace 35 años, para quien la situación de la sanidad madrileña es "muy difícil" con retrasos de "más de horas" en su consulta.

Manuel de Castro, del Hospital 12 de Octubre, explica que la situación en su centro es "de calma tensa" por los años de "mucha presión" y ha explicado que sus compañeros están "hartos" de la "esclavitud a la que nos tienen sometidos desde hace 20 años".

A lo largo del recorrido, que atravesó algunas de las calles más representativas del centro de la capital, se sucedían pancartas y carteles con lemas como "La sanidad no se vende, se defiende"; o "Sanidad 100 x 100 pública".

Representantes de los partidos de izquierda en la Asamblea de Madrid han criticado a Ayuso, por su gestión de las urgencias extrahospitalarias y la atención primaria, y le han exigido que rectifique en beneficio de la sanidad pública.

La portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Mónica García, médico de profesión, ha dicho a los periodistas que Ayuso debe dar un paso al frente y asumir responsabilidades política.

Imagen de la manifestación celebrada en Madrid en defensa de la sanidad pública. SERGIO PÉREZ (EFE) (2)
SERGIO PÉREZ (EFE)

"O se va el consejero de Sanidad o se va ella; o se va todo el Gobierno del PP, porque lo que están haciendo es una chapuza sin precedentes", ha señalado García, quien se ha mostrado emocionada por ver "a la sociedad madrileña organizada para decirle una sola cosa a Ayuso, que la sanidad no se toca".

El secretario general del PSOE de Madrid, Juan Lobato, ha señalado que a quien diga que se trata de una protesta con tintes políticos lo que hay que pedirle es que escuche las reivindicaciones de las familias y los sanitarios.

A Ayuso "le gusta hacerse la víctima, pero las víctimas son las familias" que están sufriendo el desmantelamiento de las urgencias y la atención primaria en Madrid, que es la comunidad que menos recursos invierte en Sanidad, ha asegurado.

A la protesta se han sumado rostros como el cineasta Pedro Almodóvar, quien ha dicho que "lo mismo que salíamos en la pandemia ahora hay que salir a protestar porque son ellos (los sanitarios) los que mejor saben el deterioro que está habiendo en la sanidad pública".

La secretaria general del sindicato médico Amyts, Ángela Hernández, ha destacado que la manifestación era "mucho más grande de lo que imaginaban y Ayuso "no la puede ignorar"; mientras Teresa Galindo del sindicato de enfermería Satse ha pedido que "basta ya del maltrato y el cansancio".

Tras la marcha, en declaraciones remitidas a los medios, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Pedro Muñoz Abrines, ha considerado la manifestación un "fracaso". Mónica García había dicho –agregó– que "la manifestación sería un éxito si recibía el apoyo unánime de Madrid, pero hoy hemos visto que el 99 % de los madrileños no la han apoyado".