Ortega Cano estaba borracho y circulaba a 123 Km/h en el momento del accidente

La revista 'Interviú' ha publicado el informe final de la Guardia Civil sobre el accidente sucedido la noche del 28 de mayo en el que el torero Ortega Cano impactó, tras invadir el carril contrario, contra el vehículo de Carlos Parra, acabando así con su vida.

Según el citado informe, el matador circulaba en el momento del choque a 123 Km/h y con un nivel de 1,26 gramos de alcohol en sangre, lo que supone casi triplicar el límite permitido. Los datos ofrecidos en el documento contrastan con las declaraciones del torero, que recientemente aseguró ante los micrófonos de la cadena SER que no había bebido y que circulaba a una velocidad normal.

De este modo, el conocido torero tendrá que enfrentarse a un proceso penal que podría llevarlo a la cárcel.