domingo. 05.12.2021 |
El tiempo
domingo. 05.12.2021
El tiempo

El estilo de los candidatos a la Moncloa, a juicio

Tres alumnos de la Escuela de Moda de Galicia (Esdemga) analizan el estilo de los principales candidatos para las elecciones del 20 de diciembre y qué cosas cambiarían ellos de su forma de vestir

Se suele decir que por la forma de vestir de una persona se puede llegar a atisbar parte de su personalidad. Además, una parte muy importante de la comunicación es lo que transmite la ropa, los gestos, los complementos e incluso el peinado de alguien. Y más aún si se habla de política, un campo en el que las personas están de cara al público a diario y tienen que saber comunicar sus ideas y convencer a los ciudadanos de que son las correctas. No solo los discursos ideológicos son analizados al detalle, también la imagen.

El viernes comenzó oficialmente la campaña de cara a las elecciones generales del 20 de diciembre y, por ello, Diario de Pontevedra reunió a María Durán, Liliana Castiñeira e Iago Otero, tres estudiantes de la Escuela de Moda de Galicia (Esdemga), para analizar el estilo de los cinco candidatos principales a presidente del Gobierno. La indumentaria de Mariano Rajoy, del Partido Popular (PP); de Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE); de Albert Rivera, de Ciudadanos; de Pablo Iglesias, Podemos y de Alberto Garzón, de la coalición de izquierdas Unidad Popular se someten al escudriño de los diseñadores del futuro.

Lo primero que está claro es el orden en el que colocarían a los cinco en forma de vestir. Desde el más regio, Mariano Rajoy, hasta el del look más ‘obrero’, Pablo Iglesias. En el medio, y en ese orden, Albert Rivera, Pedro Sánchez y Alberto Garzón. "Vai bastante ligado á ideoloxía dos seus partidos, dende o máis tradicional ata o máis próximo", explica Liliana. El resumen rápido del estilo de los políticos es que "tienen un uniforme y no salen de ahí. Traje con corbata, sin corbata y estilo informal", asegura Iago.

Lo primero que llama la atención de Mariano Rajoy son sus trajes que, como opinan los tres estudiantes, posiblemente sean hechos por un sastre. "Al estar confeccionados a medida le suelen quedar impecables. Sin embargo, en ocasiones las hombreras le quedan grandes y las mangas cortas. El puño de la camisa solo se debería ver al doblar el brazo y en su ropa, a veces, se entrevé también con él estirado", asegura María. Pero el mayor error del actual presidente del Gobierno no está en la vestimenta, si no en el pelo. "La barba blanca y el pelo teñido chocan mucho, debería oscurecer la primera o aclarar el segundo", afirma Iago.

Con la aparición de caras nuevas y más jóvenes en el panorama político, Mariano Rajoy ha empezado a dejar de lado en algunas ocasiones la corbata, cosa que no termina de encajar con él. "Cando vai sen camisa ou sen gravata semella que se está forzando para parecerse máis aos outros candidatos", comenta Liliana. Algo que corrobora Iago ya que asegura que se nota que no es natural pues "va con la camisa desabrochada pero el tipo de zapato que lleva es el que te pondrías con corbata, no está bien pensado".

Fiel a su estilo, los trajes de Rajoy suelen ser oscuros y las camisas blancas o azules, algo que no tendría que ser así. "En ocasiones aparece con una americana de cuadros, que es formal pero sigue las tendencias, y demuestra que se puede romper con el traje liso y sencillo", explica Iago.

El estilo de Pedro Sánchez, como asegura María, está en el medio de todos pues "tiene una mezcla de todo. Quiere ser un poco de la calle y acercarse al pueblo pero, cuando quiere, también puede ser protocolario". Sus estilismos más típicos son los trajes y las americanas con vaqueros o pantalones más informales. "Con camisa y americana transmite más lo que quieren ahora para el partido, esa ruptura con el clasicismo de antes", explica Iago. "Cuando va con traje y con el abrigo estandar de protocolo parece mayor", añade María.

Aunque acostumbre a vestir bien, en ocasiones también comete errores. Así lo ve María que cree que "en el debate de El País, por ejemplo, no acertó del todo en los zapatos pues eran marrones, mientras que los de los demás eran negros. Incluso los de Iglesias que, aunque eran deportivas, eran oscuras".

Todos coinciden en que la de Albert Rivera es la imagen más estudiada. "Es una creación nueva de imagen, más fresca, más joven, pero sigue respondiendo a ese perfil tradicional", explica Iago que, además, está convencido de que a mucha gente "le entra por el ojo, por guapo". Aunque más sutil que las corbatas rojas y azules de Sánchez y Rajoy, también acostumbra a llevar el toque del partido. "El naranja es más difícil de poner en la ropa pero en ocasiones, por ejemplo, luce la pulsera del color de Ciudadanos que, al final, es lo mismo", explica María.

Y es que, aunque parezca que busca romper con la estética clásica de la política española vistiendo de forma informal y ‘cercana’ en muchas ocasiones, al final "es lo mismo. Cuando va con traje, sigue quedándose en los tonos lisos y oscuros", asegura. Según Iago "es una imagen muy estudiada y se ve", a lo que Liliana puntualiza que "ata as poses están estudadas ao milímetro".

"Pablo Iglesias se desmarca de todos con la camisa por fuera del pantalón, las mangas remangadas, la coleta...", explica María. Incluso en lo que gasta en ropa se diferencia de los demás, pues en más de una ocasión aseguró que la compra muchas veces en Alcampo. "Es como esa gente que dice que no le gusta la moda pero todos compramos ropa y lo hacemos siguiendo un estilo que nos gusta, eso es moda", recalca Iago. Además, cree que sería interesante verlo "vestido como Rivera cuando va informal. Creo que le sentaría bien y que más gente le escucharía". María está segura de que el candidato de Podemos no tiene estilista ni hay nadie que le guíe, pero que "es algo planeado por él, está todo muy pensado".

Los tres coinciden en que la de Alberto Garzón es la imagen más natural. "Posiblemente no tenga estilista, al igual que Pablo Iglesias, pero su estilo está menos planeado", explica Iago. Poco amigo de los trajes, lo más habitual es verlo en mangas de camisa aunque no duda en ponerse un traje —sin corbata— cuando la ocasión lo requiere. "La forma de llevar la ropa y la percha que tiene influyen mucho en que vaya bien aunque no lleve traje", asegura María. Y es que, según Liliana, "se ves dúas fotos de Garzón e de Iglesias cun estilo similar, sabes que queren dicir algo moi parecido, mais non o transmiten o mesmo".

EL FUTURO. Si Pablo Iglesias llegase al Congreso tras las elecciones del 20 de diciembre, aunque Iago opina que allí "debería seguir un poco la norma del protocolo", los tres están de acuerdo en que no cambiará su estilo. "A xente vai criticalo, pero se cambiara tamén o criticarían porque pensarían que xa non sería coherente co que predica", asegura Liliana. Algo que tocarían sería su pelo, pero no para cortárselo. "Si se arregla la barba y un poco la coleta, igual cambiaría lo que la gente piensa de él", afirma María.

Para los tres, Mariano Rajoy debería seguir llevando el mismo estilo que hasta ahora con "el traje como seña de identidad", pero "dentro do seu estilo, que vaia un pouco máis cara ás tendencias", puntualiza Liliana.

Iago apostaría, en el caso de Rajoy, Rivera y Sánchez, por que dejasen de lado un poco las camisas azules y blancas. "Con eso sí que se podría romper un poco, aunque sería criticable. Pero ponerse una camisa de cuadros no significa ponerse la de Pablo Iglesias, las hay que quedan perfectas con traje".

Ninguno de los candidatos, excepto Albert Rivera, menciona nunca las marcas que viste, algo en lo que Liliana, María y Iago opinan que no aciertan. "Parece que es pecado relacionarse con alguna marca. Pero no debería estar mal, al fin y al cabo la moda es algo que todos consumimos y es imagen. ¿Por qué Rivera puede decir que viste de Hugo Boss y compra en Massimo Dutti y los otros no?", se pregunta Iago. María cree que sería bueno que "se vistiesen de modistos españoles y que la moda de aquí se vea más. Iglesias o a Garzón, por ejemplo, podrían involucrarse con diseñadores que están empezando".

Esa sería la principal propuesta que le harían a los políticos que se presentan como candidatos a presidente del Gobierno el próximo 20 de diciembre: que la moda formase parte del mundo político más a menudo. "Si rompiesen un poco con lo establecido a lo mejor, a los que nos gusta el mundo de la moda o estamos en él, nos llamaría más aún la atención la política", asegura María.

Y es que, según Iago, seguir la tendencia "no significa que despilfarres el dinero ni que seas vanidoso,todo lo contrario. La imagen es un valor y si te despreocupas de eso estás perdiendo algo en la comunicación muy importante, que es la primera impresión".

El estilo de los candidatos a la Moncloa, a juicio
Comentarios
ç