Prueban con éxito una vacuna para controlar la fertilidad de los jabalíes

Los estudios muestran que la inhibición reproductiva podría ser permanente
Una familia de jabalíes. DP
photo_camera Una familia de jabalíes. DP

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), con el apoyo de la Diputación de Barcelona, han llevado a cabo con éxito una prueba piloto para controlar la fertilidad de los jabalíes en zonas urbanas y periurbanas mediante una vacuna que inhibe la reproducción del animal.

El proyecto, que se ha realizado durante cuatro años en los municipios barceloneses de Terrassa, Matadepera, Vacarisses y Sant Cugat del Vallès, ha demostrado la efectividad de la vacuna, especialmente en los ejemplares de hembras jóvenes, en los que la inhibición reproductiva podría ser permanente.

Así lo han explicado este lunes el diputado de Movilidad, Espacios Naturales y Prevención de Incendios de la Diputación de Barcelona, Josep Tarín, y el investigador del Departamento de Sanidad y Anatomía Animal de la UAB y director del proyecto, Manel López.

El diputado ha subrayado que los jabalíes se han convertido en una "plaga", causante de conflictos y destrozos en las zonas urbanas y periurbanas, debido a su gran capacidad de adaptación y su elevada tasa de reproducción.

La vacuna, llamada Gonacon, crea de anticuerpos frente a la hormona liberadora de gonadotropinas

Pese al incremento del número de ejemplares abatidos año tras año, este sistema no ha permitido reducir la magnitud y número de conflictos generados por los jabalíes, por lo que la Diputación y la UAB impulsaron esta prueba piloto para encontrar métodos alternativos que pudieran complementar o sustituir la caza en ciertas circunstancias.

En el marco del estudio, el primero de este tipo que se hace con los animales en libertad, se capturaron un total de 219 ejemplares, de los cuales 192 recibieron la vacuna inmunocontraceptiva.

La vacuna, llamada Gonacon, crea de anticuerpos frente a la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH) -hormonas que favorecen la función reproductora en los mamíferos-, provocando una reducción de la libido del animal y evitando la ovulación de las hembras.

A lo largo del proyecto se realizaron 154 recapturas, que permitieron hacer el seguimiento de 56 animales vacunados (34 hembras y 22 machos), más 18 animales control, que no recibieron la vacuna, y 30 individuos exclusivamente para estudios sanitarios.

"Y un hallazgo muy importante es que hemos constatado que el efecto inhibidor de la reproducción parece ser permanente cuando el animal tratado es joven"

"La inmunocontracepción fue efectiva en todas las hembras tratadas que pudieron ser recapturadas. Los animales que ya son adultos parecen requerir una revacunación anual o bianual para continuar siendo efectiva", ha indicado López.

"Y un hallazgo muy importante, desde el punto de vista de eficiencia en el control del crecimiento poblacional, es que hemos constatado que el efecto inhibidor de la reproducción parece ser permanente cuando el animal tratado es joven, en torno a la pubertad, entre los 4 y 6 meses de edad", ha añadido López, que se ha mostrado "gratamente sorprendido" por los buenos resultados en los ejemplares jóvenes.

En el caso de los machos, se ha constatado la eficacia del tratamiento desde los dos meses hasta los dos años en al menos una decena de ejemplares, con una eficacia mayor también cuando el animal vacunado es joven.

"Ahora queda confirmar y evaluar si el uso de Gonacon en animales prepúberes, de entre 3 y 6 meses de edad, comporta una inhibición definitiva de la reproducción por falta de desarrollo de los órganos reproductivos, así como si este efecto comporta cambios de comportamiento y crecimiento en los individuos tratados", ha señalado el investigador.

"Al habituarse a venir a zonas urbanas encuentra alimento rico en energía, que favorece su reproducción y su crecimiento"

En este sentido, ha indicado que, además de controlar el crecimiento poblacional, el tratamiento inmunocontraceptivo también supone un cambio en el comportamiento del animal, reduciendo su agresividad y movimientos.

"En un sondeo realizado en uno de los municipios colaboradores del proyecto constatamos que la intensificación del tratamiento en casco urbano y periurbano permite reducir el número de conflictos y la siniestralidad", ha señalado López.

A pesar de los buenos resultados, el investigador ha subrayado que la vacuna debe ser una herramienta más en la gestión de las poblaciones de jabalíes, haciendo hincapié en la necesidad de concienciar a la ciudadanía para que no los alimente y de dificultar el acceso a desechos y alimentos en las zonas habitadas.

"No hacemos un favor al animal dándole comida, porque lo que hacemos es fidelizarlo a esas zonas. Al habituarse a venir a zonas urbanas encuentra alimento rico en energía, que favorece su reproducción y su crecimiento", ha enfatizado López.

El proyecto iniciará el próximo año una nueva fase para evaluar si la esterilidad es reversible o permanente en los ejemplares jóvenes antes de entrar en la pubertad y estudiar cómo puede afectar su crecimiento y comportamiento.