Puigdemont también 'se da a la fuga' en Finlandia

Un diputado del país afirma que el expresident viajó anoche a Bélgica
 

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (d) se dirige a los medios en Hilsinki. MAURI RATILAINEN
photo_camera El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont (d) se dirige a los medios en Hilsinki. MAURI RATILAINEN

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ya no está en Finlandia. Al menos, eso ha asegurado el diputado finlandés Mikko Kärnä, del liberal Partido del Centro, en un tuit de su cuenta personal en el que explica que salió del país el viernes por la noche. 

En un mensaje adjunto detalla que, durante el almuerzo del viernes, ambos discutieron sobre la posibilidad de que arrestaran al también diputado de JxCat en el Parlamento catalán: "Fue informado de que, si España emitía la orden, tenía dos opciones". Una opción era entregarse a las autoridades y dejar que el sistema legal finlandés decidiera sobre su posible arresto y extradición; la otra, marcharse de Finlandia a Bélgica, donde el proceso ya está en marcha y es su lugar de residencia: "Escogió la segunda opción, sabiamente en mi opinión". 

Según Kärnä, el proceso en Finlandia habría sido "largo y difícil, y le habría impedido distribuir su mensaje de paz, democracia y derechos humanos" por el mundo. "Me ha confirmado este sábado que, una vez en Bélgica, cooperará por completo con las autoridades", según el diputado, que tacha de ridícula y falsa la petición española de extradición. 

La Policía finlandesa empezó a buscar activamente a Puigdemont y a vigilar todos los puertos y aeropuertos del país nórdico tras recibir la euroorden de detención

También ha defendido que Puigdemont "no es un criminal", y considera absurdo que se enfrente a una pena 30 a 40 años de cárcel en España por sus opiniones políticas. Además, Kärnä está "avergonzado de la UE, que permanece en silencio". Se pregunta si es aceptable que haya "presos políticos" en la Unión y que se restrinjan la libertad política y de expresión, como en Turquía y Rusia, dice. 

Puigdemont está siendo buscado desde este mediodía por las autoridades finlandesas, en cumplimiento de la orden europea de detención cursada por el juez del Tribunal Supremo español Pablo Llarena. Previamente, las autoridades finlandesas indicaron que habían recibido ya la documentación adicional requerida a España para iniciar el proceso normal de extradición del expresident, quien llegó a Helsinki el pasado jueves y tenía previsto regresar este sábado a Bruselas, donde reside desde que huyó de la Justicia española a finales de octubre de 2017.

Puigdemont respondió el viernes al diario Hesingin Sanomat que no tenía intención de salir huyendo de Finlandia

La Oficina Nacional de Investigación de Finlandia (KRP) subrayó en un comunicado que se desconocía su paradero "en esos momentos" y que, "de localizarse a esa persona", se iniciará el proceso normal de la euroorden. Tras ello, la Policía finlandesa empezó a buscar "activamente" a Puigdemont y a vigilar todos los puertos y aeropuertos del país nórdico, según explicó el portavoz de la KRP, Hannu Kautto. "Debido en parte a la gran atención mediática que ha despertado este caso, estoy convencido de que todas las fuerzas de seguridad están participando en la búsqueda de esta persona y conocen su rostro, porque ha sido publicado en todos los medios finlandeses", afirmó.

La decisión del juez Llarena se produjo estando Puigdemont en Helsinki, donde participó en varios actos, el primero de los cuales a invitación del mencionado diputado y como parte de una gira destinada a internacionalizar el proceso soberanista catalán. Preguntado el mismo viernes, tras una conferencia en la Universidad de Helsinki, por la posibilidad de que el juez del Supremo reactivara la euroorden, Puigdemont respondió al diario Hesingin Sanomat que no tenía intención de salir huyendo de Finlandia. "Si se emite la orden europea de detención, da igual en qué país esté. Las autoridades tienen que cumplir la ley", afirmó entonces al citado medio.

Y su abogado aseguró este sábado que el expresident se entregaría a la policía finlandesa. Parece que no podía estar más equivocado.