Sánchez y Mohamed VI sellan en Rabat la mejor relación bilateral "en décadas"

El presidente español reitera su apoyo a las tesis marroquís sobre el Sáhara Occidental 
Sánchez, junto a Mohamed VI. AEP
photo_camera Sánchez, junto a Mohamed VI. AEP

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, selló este miércoles en una audiencia con Mohamed VI la mejor etapa bilateral "en décadas" y que culminará en el Mundial 2030, en cuya organización el mandatario español esperó que las empresas españolas tengan un importante papel en Marruecos.

Sánchez viajó a Rabat en una visita anunciada este martes y en la que hasta este miércoles no se ha sabido si el presidente español se reuniría con Mohamed VI, a quien no pudo ver en su última visita hace un año porque el rey se encontraba fuera de Marruecos.

En ese momento, el monarca alauí invitó a Sánchez a una nueva visita, que se hizo realidad este miércoles y de la que salió el compromiso de Marruecos de abrir las aduanas de Ceuta y Melilla en cuanto hayan acabado con sus preparativos. 

Sánchez traslada el cariño de Felipe VI 

Con la legislatura recién estrenada, esta es la quinta ocasión que Sánchez visita Rabat desde que en 2018 fue elegido presidente por primera vez y la tercera que se reúne con el jefe de Estado marroquí, una audiencia en cuyo inicio ambos mandatarios intercambiaron unas palabras en español.

Sánchez trasladó a Mohamed VI un saludo de Felipe VI y remarcó el cariño "muy especial" que tiene el rey español a Marruecos y al monarca alauí.

Mohamed VI le respondió que hace mucho tiempo que no habla con Felipe VI, a lo que Sánchez le dijo estará encantado de hacerlo y que el monarca español recuerda especialmente la visita de Estado que realizó a Marruecos en 2019.

El viaje del mandatario se produce en un momento de relaciones bilaterales excepcionales que se inició en marzo de 2022, cuando, tras una crisis de un año, Sánchez anunció su apoyo explícito al plan de autonomía presentado por Marruecos en la Onu para el territorio del Sáhara Occidental.

Y este miércoles, el jefe de Gobierno español reiteró este apoyo a la propuesta marroquí reafirmando su "compromiso con la solución que ha planteado, sobre una base realista, el Gobierno de Marruecos". 

Por su parte, Mohamed VI agradeció al presidente del Gobierno español la postura "constructiva e importante" de España sobre el conflicto, según un comunicado del Palacio marroquí.

Al anuncio de Sánchez le siguió una visita a Rabat en abril de 2022, en la que se vio con Mohamed VI y ambos anunciaron una "hoja de ruta" que marcaría la nueva etapa bilateral.

Ceuta y Melilla, "esencial" en la agenda bilateral 

Uno de los puntos más polémicos de esa hoja de ruta es la apertura de aduanas en las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, fronterizas con Marruecos, que aún no se ha producido a pesar de que se han realizado ya pruebas en ambos puntos.

Según afirmó Sánchez en una rueda de prensa ofrecida en el Palacio de Huéspedes de Rabat –reservado para los invitados del rey marroquí–, ambos países siguen trabajando en la "normalización aduanera", un punto "esencial" de la agenda bilateral.

Para España, aseguró, "todo está listo" para que comience la circulación de mercancías, que supondrán un "comercio transparente y regular" que redundará "en beneficio de las regiones vecinas".

Además de reunirse con el monarca alauí, Sánchez mantuvo un encuentro con el presidente del Gobierno marroquí, Aziz Ajanuch, quien le aseguró, dijo, que las aduanas se abrirán "tan pronto como se complementen los preparativos por la parte marroquí.

Otro de los temas tratados con los responsables marroquíes en su visita fue el Mundial 2030 de fútbol que organizarán conjuntamente España, Marruecos y Portugal.

Entre otras cosas, Marruecos tiene previsto invertir 14.500 millones de dirhams (unos 1.300 millones de euros) en construir un gran estadio cerca de Casablanca y reformar otros seis, así como invertir 16.000 millones de dirhams (1.400 millones de euros) en su sistema ferroviario, un concurso al que se ha presentado la española Talgo. 

Para Sánchez, las infraestructuras que plantea construir Marruecos suponen una "oportunidad para las empresas españolas" y por ello animó a Marruecos a exponerlas en una próxima cumbre hispano-marroquí, para que "puedan participar en este proyecto ilusionante".

El presidente español destacó que la etapa actual es la mejor "en décadas" entre ambos países, con intercambios comerciales que superaron en 2022 los 20.000 millones de euros y una positiva evolución de España como "inversor de referencia en Marruecos".

En este sentido, aseguró que España prevé inversiones en el país magrebí por unos 45.000 millones de euros hasta el año 2050. "Marruecos está haciendo un enorme esfuerzo por modernizar su economía, su país, en el que españa está participando muy activamente", subrayó.