Suárez se va el último de marzo con todos los honores

Los Reyes, acompañados por los Príncipes de Asturias, presiden en la catedral madrileña de la Almudena el funeral de Estado por Adolfo Suárez, que ha comenzado a las 19:00 horas y al que asiste el Gobierno casi al completo, todos los presidentes autonómicos y numerosos representantes extranjeros.

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y su esposa, Elvira Fernández, han recibido junto a Adolfo Suárez Illana, hijo del expresidente, a los Reyes y a los Príncipes a su llegada a la catedral.

Tras un saludo afectuoso con el hijo de Suárez, los cuatro miembros de la Familia Real se dirigieron al lugar en el que les aguardaba el arzobispo de Madrid, Rouco Varela, encargado de oficiar el funeral.

La ceremonia dio comienzo con el himno nacional de España, interpretado por el órgano de la catedral antes de dar comienzo a la ceremonia fúnebre, durante la que el Arzobispo de Madrid animó a los asistentes a seguir su ejemplo para garantizar la concordia de los españoles "y sus comunidades históricas" y superar las actitudes que "pueden causar" una guerra civil.

Sin aludir expresamente al debate soberanista en Cataluña, el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, ha instado a extraer consecuencias de la vida de Suárez "mirando al bien de España, a su presente y a su futuro", antes de afirmar: "La concordia fue posible con él; ¿Por qué no ha de serlo también ahora y siempre en la vida de los españoles, de sus familias y de sus comunidades históricas?"

"Buscó y practicó tenaz y generosamente la reconciliación en los ámbitos más delicados de la vida política y social de aquella España que, con sus jóvenes, quería superar para siempre la guerra civil: los hechos y las actitudes que la causaron y que la pueden causar", ha continuado el cardenal en su homilía ante el millar de asistentes al funeral de Estado que ha oficiado en la catedral de La Almudena.

La ceremonia concluyó con la familia Suárez recibiendo el pésame por parte de los Reyes, los Príncipes de Asturias, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, autoridades nacionales y extranjeras y ciudadanos.

Don Juan Carlos, situado en un lugar preferente junto al altar mayor, ha sido el primero en consolar a los familiares, encabezados por el hijo mayor del fallecido, mostrándose especialmente cariñoso con los niños, entre ellos el nieto del expresidente, también llamado Adolfo, que se ha encargado de la primera lectura de la liturgia.

Al Monarca le acompañaron la Reina, después don Felipe y doña Letizia y, finalmente, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, junto a su esposa, Elvira Fernández.

Después, una vez que el Rey abandonase la catedral, caminando con su bastón junto Rouco Varela, seguido por su familia y Rajoy y su esposa, han continuado los saludos y las muestras de cariño hacia Suárez Illana y el resto de la familia, por parte de autoridades, ministros, políticos y también mandatarios extranjeros.

A la ceremonia asistieron familiares y amigos de Suárez junto a los máximos responsables de las principales autoridades del Estado y los expresidentes del Gobierno Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, cuyos compromisos comunitarios le han obligado a viajar a Atenas, es el único miembro del Gobierno ausente en este funeral, al que han acudido los presidentes del Parlamento, el Poder Judicial, las demás altas instituciones del Estado y todos los presidentes autonómicos están presentes en la catedral madrileña para rendir tributo a la figura Suárez.

Entre los representantes extranjeros destacan un jefe de Estado, el ecuatoguineano Teodoro Obiang, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, así como el primer ministro marroquí, Abdelilah Benkirán; los viceprimeros ministros del Reino Unido, Nick Clegg, y de Portugal, Paulo Portas, y el vicepresidente argentino, Amado Boudou.

También asisten el líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, portavoces parlamentarios, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, exministros de los Gobiernos de Suárez y los "padres" de la Constitución Miquel Roca, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y José Pedro Pérez Llorca.