Detenido un joven que causó el caos en la alta velocidad entre Madrid y Barcelona

La sustracción de 600 metros de cable de fibra óptica en Tarragona obligó a suspender la circulación durante horas
Un tren Ave. JESÚS HELLÍN
photo_camera Un tren Ave. JESÚS HELLÍN

La sustracción de unos 600 metros de cable de fibra óptica y de señalización entre L’Arboç y La Pobla de Montornès, en Tarragona, ha originado la suspensión de la circulación en la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona-Figueres, según ha informado el gestor de infraestructuras Adif, que ha indicado que ya ha restablecido a las 11.15 horas la circulación ferroviaria por ambas vías en el tramo de alta velocidad entre Camp de Tarragona, Barcelona-Sants y Figueres-Vilafant, una vez finalizadas las primeras reparaciones de los daños que ha provocado el robo de cables.

De este modo, los trenes ya pueden circular por toda la línea entre Madrid y Barcelona, aunque se estima que, durante su recorrido, se puedan registrar retrasos por restricciones de velocidad al no estar totalmente normalizados los sistemas, según ha informado Adif. 

El gestor ferroviario ha avisado de que esta situación se mantendrá hasta finalizar completamente los trabajos de reposición de las instalaciones afectadas, que son complejos por la gravedad de los daños causados. 

Para estas tareas, Adif está destinando varios equipos de telecomunicaciones y señalización, realizando "un importante esfuerzo técnico y humano" para agilizar el restablecimiento del tráfico en el menor plazo posible, lo que ha permitido recuperar el normal funcionamiento de la mayoría de las instalaciones a esta hora.

Adif califica el robo de "acto vandálico"

El robo de este material, un hecho calificado de "acto vandálico" por Adif, genera desde primeras horas de la mañana de este lunes graves afectaciones en los sistemas de señalización, comunicaciones y protección en la línea de alta velocidad.

Adif ha comunicado a las empresas operadoras, Renfe Viajeros y Ouigo, la suspensión del tráfico ferroviario entre las estaciones de Camp de Tarragona y Figueres-Vilafant. A su vez, las operadoras han trasladado a Adif la supresión del servicio en toda la Línea de Alta Velocidad.

Sobre las 02.30 de este lunes se han detectado afectaciones en las comunicaciones, señalización, sistemas de telemando de energía, detectores de caídas de objetos y otros dispositivos de seguridad entre L’Arboç y Figueres-Vilafant.

Técnicos de Adif se han desplazado hasta distintos puntos del trayecto y han detectado diversos cortes de cable de fibra óptica en las dos vías, en un tramo de unos 200 metros en el entorno del punto kilométrico 545, entre L’Arboç y La Pobla de Montornès, en la provincia de Tarragona.

En total, según las primeras estimaciones, se habrían sustraído unos 600 metros de cable de fibra óptica y de señalización, lo que Adif ha puesto en conocimiento de los Mossos d'Esquadra.

Adif ha movilizado varios equipos técnicos de telecomunicaciones y señalización para agilizar la puesta en servicio de la línea, teniendo en cuenta la gravedad de los daños causados y las complejas tareas de reposición de las instalaciones dañadas.

La primera previsión es que a media mañana se pueda reanudar de forma progresiva la circulación. El gestor de infraestructuras ha condenado "enérgicamente" este "acto vandálico", que ha sido denunciado ante las autoridades policiales, y lamenta las molestias que esta situación esta provocando en los usuarios.

Un detenido por el robo

Los Mossos d'Esquadra han detenido en el término de Santa Oliva (Tarragona) a un joven de 19 años relacionado con el robo de cable esta madrugada que ha originado la interrupción de la línea de alta velocidad.

Según ha informado a Efe un portavoz de la Policía de la Generalitat, el detenido ha sido sorprendido en una zona de vías del término de Santa Oliva y se ha resistido a la detención. 

El joven está acusado de delitos de robo con fuerza, estragos y resistencia y desobediencia a los agentes de la autoridad.