Urdangarin, sobre su etapa en prisión: "Fue muy duro, he pagado un precio muy importante"

"Quiero mirar hacia adelante y tener oportunidades", declaró en su primera entrevista tras obtener la libertad condicional
Urdangarin con su hijo Pablo. EUROPA PRESS
photo_camera Urdangarin con su hijo Pablo. EUROPA PRESS

Iñaki Urdangarin, exjugador internacional del Barcelona y exduque de Palma, expresó este martes que fue "muy duro" el tiempo que pasó en prisión por la condena por el caso Noos, de la que obtuvo el pasado jueves la libertad condicional. En una entrevista, recordó que ha "pagado las cosas" "con un precio importante" e insistió en que mira hacia "adelante", con el deporte como uno de sus objetivos, y quiere tener "oportunidades".

"Es duro. Evidentemente es muy duro, por las condiciones en las que entré, por los años de intentar convencer y por las circunstancias que viví en soledad. Muy duro, sí", explicó en una entrevista en El Partidazo de Cope sobre su paso por prisión, donde ingresó el 18 de junio de 2018 por la condena de 5 años y 10 meses por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias en el caso Nóos. 

"Prefiero que sea una etapa que se haya quedado atrás. No me gustaría en un programa deportivo destapar asuntos del pasado mío personal. Prefiero mirar hacia adelante. Es una etapa de mi vida que la he cerrado con esta libertad condicional (obtenida el pasado 3 de marzo), creo que con un comportamiento muy bueno. De hecho, he tenido la libertad condicional por buen comportamiento en un tiempo extraordinariamente rápido. Prefiero mirar para adelante. No es una experiencia que quiera recordar", continuó Urdangarin. 

"Antes, en los siete años que intenté defenderme, yo tuve un linchamiento mediático importante, que luego recuperar el equilibrio de lo que se dijo pues es muy difícil. Los que escribieron o dijeron en aquel momento son personas que tenían sus objetivos y esos no eran los míos. Creo que cada uno tiene que seguir su camino y que no le afecte lo que sabe que no es cierto, está exagerado o sacado de contexto", expuso. 

En ese etapa privado de libertad, el deporte lo "mantuvo en gran medida bien, porque la práctica diaria" le permitía "tener una buena rutina de vida" en prisión. "Tenía un periodo de dos horas para poder hacer deporte diariamente", recordó.

Ahora hace "una vida prácticamente normal". "No me escondo, intento hacer en una ciudad como Vitoria la vida que hago. Tampoco soy una persona de exponerme mucho. Siempre tengo mis mismas rutinas y poco más", explicó.

Y mira "para adelante", según aseguró Urdangarín, que dijo que no tiene "problemas psicológicos" derivados de su paso por prisión. "Tengo la gran ilusión y la oportunidad de volver a reinventarme, mirar hacia adelante. Lo que quiero es volver a arrancar. Esto en el deporte lo hemos visto clarísimo. Tienes una derrota, un fracaso, una lesión y los deportistas aprendemos mucho a levantarnos, a volver a coger el rumbo de nuestra nave y seguir hacia adelante", indicó.

"Quiero construir un nuevo futuro para mí", remarcó durante la entrevista en El Partidazo, en la que apuntó que quiere "partir de cero de la experiencia de estos últimos años, por supuesto". "La quiero zanjar y que la palabra libertad vuelva a estar delante mío", declaró el exjugador del Barcelona de balonmano, que abundó: "De todo lo que he pasado en mi vida, bueno y malo, me llevo muy buena experiencia, muy buenas herramientas o muy buenas lecciones". 

"He pagado las cosas que me han ocurrido con un precio importante y quiero mirar hacia adelante y tener oportunidades. Quiero tener una oportunidad para poder demostrar que soy una persona que puedo aportar rendimiento", continuó Urdangarín, que insistió en esa idea, en que considera "una gran oportunidad" este momento y "así" lo enfoca.

"Quiero ir hacia adelante y volver al deporte sería uno de mis objetivos. Siempre me he encontrado muy bien en el deporte. El balonmano, en concreto, ha sido mi segunda familia y todo lo que he podido formarme y las herramientas que he podido aprender me gustaría destinarlas al deporte en la vertiente que sea. Y sino es en el deporte, en herramientas de la gestión y la empresa", afirmó Urdangarín, que está en el proceso de obtener el título de entrenador de balonmano, pendiente de las prácticas que está haciendo en el Barcelona.

No se ve como entrenador del Barcelona, pero valoró que estaría "encantado" de aportar "al balonmano desde el punto de vista que sea, poder colaborar y echar una mano y apoyar" en el club azulgrana. "Quiero ayudar a las personas, a los deportistas, a los equipos o a la empresas a que realmente logren el máximo rendimiento posible, intentándoles ayudar a que consigan sus retos y solucionar sus problemas. Es donde me veo", concretó durante la entrevista.