El condenado por abusos sexuales en Ferrol recurrirá la sentencia

Se le impuso una pena de once años de cárcel por tenencia de material pornográfico y abusos sexuales a su hija y a una amiga

Arturo García Díaz, recientemente condenado a once años de cárcel por tenencia de material pornográfico y abusos sexuales a su hija y a una amiga de la menor, ha anunciado este lunes que recurrirá la sentencia de la Audiencia de A Coruña, ya que entiende que la denuncia "es todo una venganza". En una comparecencia ante los medios en Ferrol, ha dicho sobre la denunciante que hizo "todo lo posible por quitarla de la droga, no fuimos capaces".
Según su relato, la Policía le habría recomendado que le concediese "la emancipación".

García Díaz, que ha declarado ante la prensa sin acompañamiento de su representación legal, ha situado el origen del proceso en una queja del padre de otras dos denunciantes. "Una venganza es poco; fueron a por mi mujer, después sabían por dónde me podían atacar bien", ha afirmado, considerando sobre el material pornográfico de su ordenador que "aparecen cinco fotografías, que en el juicio no las enseñaron". "Nunca las vi en mi ordenador", ha dicho. En todo caso, ha admitido que almacenaba una película que "no estaba compartiéndose".

Igualmente, ha rebatido la denuncia de su hija, que "dijo que grababa a las amigas y lo tenía en una carpeta" y sin embargo, ha recordado, "no apareció". Ha insistido en que en su "ordenador cogieron cinco fotografías" y ha alegado que no sabe "de quién son", si bien ha admitido que "sí tenía pornografía de adultos". "A mí me gusta ver con mi mujer una película y por qué no la voy a ver", se ha preguntado.


A preguntas de los periodistas, ha asumido que accedió en una ocasión al cuarto de baño en el que permanecía su hija, aunque ha explicado que la ducha en la que estaba tenía "mamparas opacas".

"Llevaba media hora en la ducha, cogí una jarra de agua y se la tiré por encima", ha afirmado. También ha confesado que la castigó en una ocasión "cuatro horas y hacía frío". Fue al ver las notas, ha explicado: "Sé que no fue un castigo habitual, pero si le doy una cachetada me va a denunciar".

De su hija ha estimado que es "agresiva" y "mentirosa" y ha afirmado que fue condenada "por insultar" a su mujer o "querer agredirla con un cuchillo", permaneciendo junto a "un psicólogo y un psiquiatra". El condenado ha ratificado su opinión de que su hija era "una niña conflictiva" y la ha acusado de declarar "una cosa en el juzgado de Ferrol y en A Coruña otra".

Por otro lado, ha aseverado que cuando tenía 11 años fueron interpelados por la Fiscalía de Menores "por culpa de ella", ya que una mujer de 30 años de edad "la llevaba de fiesta", y ha asegurado que ella "iba encantada; todo lo que fuera marcha y droga, encantada".

"Es todo una venganza, en el juicio presentamos pruebas y parece que el juez no lo vio muy bien; no presentaron nada", ha concluido.

Más en Ferrol
Comentarios